Ética y lingüística


Ética y lingüística: los límites de la comunicación

Lógicas temporales y difusas

Producir sonidos con significado o figuras con sentido no es, en este planeta, nada especial. Los generan y usan, además de Homo sapiens, muchos otros animales:los chimpancés, las hormigas, las abejas y un (muy) largo etcétera; dicho lo anterior, hasta donde tenemos noticia, los antófilos, formícidos y primates no humanos (todavía) no han producido un Velázquez, un Bach o un Shakespeare. Sí existen hormigas ganaderas que crían pulgones para ordeñarlos, abejas bailarinas, que les explican a sus compañeras dónde hay polen utilizando sofisticadas coreografías y sabemos que las ballenas cantan.

Los humanos (ya) hemos producido monos de laboratorio, que conversan con sus maestros sin hablar, utilizando máquinas de escribir o lengua de signos; según algunos, llegan a adquirir competencias lingüísticas comparables con las de un niño de seis años; de cierto modo, al hacerlo, hemos logrado algo que la naturaleza tardaría cientos de miles de años en hacer, si nuestras teorías sobre la evolución son correctas; en realidad, como somos parte de la naturaleza, es decir, del medioambiente donde existimos y nos reproducimos, lo que hacemos es natural: en general, no es válido afirmar que somos capaces de acelerar procesos naturales, con la posible excepción del cambio climático que caracteriza al Antropoceno. En todo caso, solemos entender que el mundo natural no incluye entidades virtuales, ni eidéticas, ni psíquicas: la naturaleza es nuestro medioambiente biológico. Edmund Husserl (1859 – 1938) fundamentó la actual fenomenología de la percepción (1927) al separar lo psíquico de lo objetivo y externo; su argumento: …conocemos cosas, pensamientos, valores, objetivos e instrumentos; no conocemos nuestras vivencias psíquicas como tales, en tanto que saberes y vivencias; solamente al reflexionar las exteriorizamos u objetivamos. i No conocemos (todavía) ningún animal no humano que reflexione y objetive sus conocimientos en mensajes codificados que trascienden la existencia de los individuos que los avalan; escribir, grabar, filmar, dibujar, pintar o escribir música nos ha permitido elaborar sofisticadas narrativas y complejos sistemas lógicos. Del mismo modo que hay códigos genéticos que permiten a los organismos vivos reproducirse, la Historia y la memoria individual (nos) permiten, a los humanos, (re)producir nuestros universos sociales y mentales. En nuestro entorno observamos procesos y acontecimientos que rebasan ampliamente el ámbito temporal y espacial de nuestra percepción y comprensión y hemos desarrollado herramientas para abarcarlos. Por suerte (o, más bien, por causalidad), a día de hoy, no es poco lo que percibimos y logramos comprender; además, nuestro entorno intelectual abunda en lectores críticos, capaces de entender y discutir teorías y aportar información; existe una comunidad global de investigadores dispuestos a compartir datos, análisis y conclusiones y debatir teorías. Sin pecar de triunfalismo, tenemos motivos para ser optimistas. Aunque no acabemos de comprender cómo (nos) escribe la naturaleza (ya) sabemos cómo usa el ácido desoxirribonucleico (ADN) para codificar la información que transmiten los genes a los cromosomas y permiten reproducirse a las células que forman seres vivos; también hemos fotografiado neuronas en el cerebro humano, diseñado instrumentos capaces de registrar el nacimiento y la muerte de estrellas mayores que nuestro sistema solar, a millones de años luz de la Tierra y enviado naves teledirigidas a explorar Marte, a sesenta millones de kilómetros de nuestro planeta. Sin ningún lugar a dudas, Homo sapiens interpreta mensajes y elabora ideas que rebasan ampliamente su ámbito espacio temporal, lo cual explica su éxito como especie y por qué domina la Tierra. Sin embargo, lo mejor es que conservemos la humildad: nuestra(s) lógica(s) aplica(n), por definición, en universos posibles y lo posible es, también por definición, aquello que somos capaces de inducir o deducir. Con toda seguridad, la causalidad, la coherencia y la lógica como las entendemos hoy no serán parte de los discursos que nos explicarán el funcionamiento del cosmos; esos discursos, absolutamente insólitos, afirmarán cosas que hoy (nos) parecen imposibles. Sostenía hace (ya) casi medio siglo Pierre Bourdieu (1976) que la lógica brilla por su ausencia en nuestros universos simbólicos: ritualizamos miméticamente procesos simples de unión y separación biológica para resolver las contradicciones generadas por nuestros sistemas de clasificación mitológica. ii El trabajo de los especialistas en lógica filosófica del último medio siglo ha respondido a las carencias que señalaba Bourdieu; las llamadas lógica difusa o borrosa (en inglés “fuzzy logic”, Zadeh, 1965 ) y la lógica temporal (Prior, 1968, 1971) han incorporado variables en sus axiomas que tienen en cuenta la posibilidad, la necesidad, la probabilidad, la temporalidad y la contingencia; en consecuencia, hay proposiciones verdaderas en ciertos contextos o mundos que son falsas en otros (Kripke, 1959, 1963,) y existen estados paradójicos, con proposiciones simultáneamente verdaderas y falsas. La lógica de los siglos XX y XXI ha evolucionado siguiendo a la física. Durante el siglo XX la mecánica cuántica (Planck, 1900, Heisenberg, 1925), la teoría cuántica de campos y las teorías de la relatividad de Einstein (1905, 1915) extendieron la mecánica clásica del siglo XVII (Discurso y demostración matemática, en torno a dos nuevas ciencias, Galileo Galilei, 1638, Philosophiæ naturalis principia mathematica, Isaac Newton, 1687) al ámbito de las partículas fundamentales o subatómicas. Max Born (1882 -1970) explicó en su discurso de aceptación del Premio Nobel de Física (1954) que el principio de incertidumbre de Werner Heisenberg (1927) – que fue su asistente – se puede leer como filosofía de la ciencia; su postulado central reza: ”no se debe utilizar en una descripción teórica conceptos ni representaciones que no correspondan a datos físicamente observables.”iii Hacia mediados del siglo pasado los teoremas de Kurt Gödel (1931)iv y la formalización matemática de los topoi o sitios o categorías que se comportan como conjuntos de categorías en el espacio, de modo que cada topos o categoría define internamente su propia fundamentación (Alexandre Grothendieck, 1961)v permitieron a las matemáticas y la lógica desarrollarse en universos múltiples. Del mismo modo que las observaciones astronómicas de Copérnico y Galileo cambiaron nuestro lugar en el cosmos y, sumándose a las matemáticas que desarrollaron Gottfiried Leibniz (1646 – 1716) e Isaac Newton (1642- 1727) para formalizar las relaciones entre espacio, masa, velocidad y aceleración, transformaron nuestras ideas sobre el funcionamiento de los cuerpos celestes, durante el siglo pasado la geometría de los universos múltiples y la lógica difusa han redefinido nuestra percepción del espacio, el tiempo y la energía. Hemos relativizando los conceptos que usamos para describir mundos y universos, sean reales, virtuales o hipotéticos. Los descubrimientos y personalidades de Copérnico, Galileo, Newton y Einstein ya son parte del imaginario popular; Plank, Heisenberg, Gödel, Grothendieck (y otros) todavía no han salido de las universidades donde se estudian sus teorías y teoremas; sin duda, pronto lo harán.

Lenguaje y supervivencia

Las lenguas naturales, cuyos orígenes desconocemos, se parecen y traducen (entre ellas) con (relativa) facilidad; de hecho, todo parece indicar que comparten estructuras profundas que los lingüistas suelen denominar gramática universal. Sorprendentemente, no está claro que los humanos aprendamos nuestras lenguas maternas, entendiendo por aprendizaje el proceso de adquirir conocimientos que alguien(nos) enseña: de hecho, hay culturas sin pedagogos, donde todos los individuos adquieren su lengua natural materna naturalmente (valga la redundancia), es decir, por simple inmersión. La evidencia está a favor de los biolingüistasvi que definen el lenguaje como un órgano del cerebro y el componente esencial del sistema mental humano.

No sabemos (todavía) por qué hay tal variedad de lenguas naturales, ni entendemos totalmente el proceso mediante el cual la actividad neuronal del cerebro se traduce en entidades psíquicas; sí conocemos, hace siglos, gracias a Franz Joseph Gall (1758–1828), Pierre Paul Broca (1824 -1880) y Carl Wernicke (1848 -1904) las zonas del cerebro humano donde se localiza la actividad relacionada con el lenguaje. Sabemos también que al hablar y escribir cada persona desarrolla un idiolecto personal, que deja una huella tan única como las yemas de sus dedos; lo mismo ocurre con la sumatoria de las personalidades y las creaciones intelectuales de los integrantes de una etnia en el tiempo: conforma los universos sociales que solemos llamar culturas. Tal como no existen dialectos, idiolectos ni personalidades mejores o peores, tampoco hay lenguas ni culturas inferiores y superiores: todas explican la realidad utilizando sus propias lenguas naturales para crear mitos, es decir narraciones maravillosas situadas fuera del tiempo histórico, según la R.A.E. o, mejor, en el denominado tiempo de papel que utilizan hoy filósofos y narratólogos para definir la temporalidad de la lectura, diferente de la temporalidad de la vivencia y la intriga. vii Los seres humanos utilizamos nuestras capacidades (eco)lingüísticas viii para inventar argumentos, (re)crear léxicos y desarrollar sintaxis que nos sitúan en el mundo y nos dotan de identidades, reales o ficticias. La suma consensuada de nuestras historias personales y de los mitos que compartimos es nuestra Historia; sin ella (nos) sería imposible expresar aspiraciones, ideas o ideologías; en otras palabras, somos impensables sin memoria personal, como lo son nuestras sociedades sin memoria histórica. Crear argumentos para sustentar pruebas lógicas y estructurar narrativas verosímiles nos permite compartir conocimientos y cuestionar las nociones fundacionales nuestras culturas; por consiguiente, también hace posible cambiarlas. En un lenguaje más técnico, que proviene de Charles Sanders Peirce (1839 – 1914) y Ferdinand de Saussure (1857–1913), la lingüística usa la pragmática de la indicidad ix para relacionar las reglas que permiten producir enunciados con los contextos donde ocurren; en otras palabras, estamos elaborando una semiología capaz de explicar los mecanismos de denotación y connotación para explicar, como predijo Saussure (1913), la vida de los signos en un universo social. La biolingüística probablemente describirá, eventualmente, los estadios evolutivos del órgano lingüístico, componente dispuesto genéticamente, que permite a ciertos organismos desarrollar lenguajes; también se está desarrollando una semiótica no especista, basada en la constatación de que no somos los únicos animales conscientes del planeta. Eventualmente, superaremos el ocioso debate sobre si la lingüística debe ocuparse o no de la comunicación vegetal y animal; de hecho, los biólogos llevan décadas estudiando lo que denominan zoo- y bio- lingüística y (ya) han logrado describir mecanismos de transmisión cultural en comunidades de ballenas, delfines, monos, roedores y aves; sus trabajos demuestran, sin lugar a dudas, que los animales no humanos se comunican, imitan, innovan, educan a sus crías y transmiten conocimientos de generación en generación; existen comunidades de delfines en zonas de alta actividad turística que utilizan esponjas para recolectar alimentos y han aprendido a mendigar y cosechar mariscos y peces siguiendo barcos pesqueros; educan a sus crías en la práctica de esas actividades y las perfeccionan de generación en generación.x En las culturas humanas, las lenguas naturales frecuentemente limitan las posibilidades de cambio: al ser vehículo del mito, tienden a conservar los valores y las características fundamentales del universo social donde operan; sin embargo, en determinadas circunstancias ocurren mutaciones lingüísticas que parecen catalizar grandes transformaciones. Al fragmentarse el Imperio Romano, entre los siglos IV y XVI d.C., surgieron muchas de las lenguas modernas europeas; entre ellas, la que estoy usando en este momento, por ejemplo.Las lenguas naturales que llamamos modernas son complejas, singulares y contradictorias; han sustentado a la vez el absolutismo conservador y el rigor crítico y analítico, demostrado que son capaces de producir proyectos inéditos y contenidos revolucionarios. Utilizando el vocabulario de Kripke,xi las lenguas naturales utilizan una semántica intuicionista: van produciendo reglas dinámicas y adaptables.Las lenguas vivas materializan en innumerables actos de habla – Bühler (1934), Austin (1951) o iteraciones de reglas flexibles generadas por agentes que las aplican y adaptan a su entorno; son imposibles de (des)codificar sin definir un contexto y relativizar sus argumentos, enunciados y axiomas generadores. Con cada lengua natural que desaparece se pierde un modo único de interpretar la realidad, desarrollado en base a las experiencias de siglos de millones de seres humanos; en otras palabras, cada extinción lingüística (nos) empobrece intelectualmente y hace más difícil comprender y cambiar el mundo. xiiSegún la UNESCO por lo menos 43% de las aproximadamente 6.000 lenguas habladas en el mundo están en peligro de extinción… (Este porcentaje) no incluye las lenguas sin datos disponibles, para las cuales no disponemos de información fidedigna.xiii Si la diversidad y complejidad de los organismos biológicos que comparten un ecosistema mejoran sus posibilidades de supervivencia, la simplificación de nuestros idiomas, escrituras y universos imaginarios es una tragedia, que nos acerca a la extinción; el exterminio de culturas, lenguas y cosmovisiones ocasiona pérdidas irreparables, limitando nuestra capacidad de sobrevivir y de adaptarnos a los procesos de cambio de la Tierra. El capitalismo global lleva medio milenio conquistando y devastando la Tierra; lo ha hecho imponiendo su visión del mundo a todas las culturas del mundo, homogenizando y simplificando lógicas culturales y maneras de entender el mundo que han tardado miles de años en desarrollarse, no para mejorar nuestras condiciones de vida y posibilidades de supervivencia como especie; su objetivo es de una simplicidad palmaria y absurda: asegurar la rentabilidad del capital invertido y acelerar la producción de bienes, servicios y mercancías. Desde que Fernando de Magallanes y Sebastián Elcano lograron circunnavegar la Tierra, entre 1519 y 1522 hasta que, en 1998, el cohete Protón colocó en órbita el primer módulo de la futura Estación Espacial Internacional que circunnavega la Tierra en unos 90 minutos, hemos acelerado el ritmo de nuestras actividades hasta velocidades de vértigo. Al ritmo que vamos, agotaremos los recursos naturales del planeta y destruiremos la naturaleza y lo creado por en género humano en milenios en unas décadas. No es casualidad que las corporaciones multinacionales estén gastando fortunas en convencernos que sus actividades son sostenibles y no ponen en peligro la naturaleza: lo hacen precisamente porque cada vez es más evidente que no lo son y porque no quieren pagar lo que costaría reparar los daños que ya han ocasionado y pretenden mantener un modus operandi, de toda evidencia, suicida. Los científicos no tienen dudas al respecto: si no cambiamos el sistema estamos abocados a una catástrofe. A mediados de enero del 2021, 17 de los más reconocidos ecólogos del mundo lanzaron una advertencia: Las amenazas a la biósfera y a todos los organismos vivos – comprendida la humanidad – son de tales dimensiones que los expertos mejor informados tienen dificultades para aceptar su alcance. xiv

Proyectos lingüísticos y semióticos

¿Pueden aportar algo la lingüística y la semiótica a la resolución de problemas como la subida del nivel de los océanos, que dejará ciudades que albergan millones de personas bajo el mar, o el calentamiento global que hará arder los bosques que producen el oxígeno que nos permite respirar? Lo cierto es que los lingüistas no tenemos respuesta a esta pregunta.

Si la revolución mental heliocéntrica de los siglos XVI y XVII sacó al ser humano del centro del universo y cambió la armonía imaginaria de las esferas celestes por la realidad elíptica de nuestra órbita alrededor del Sol, es evidente que nuestras ciencias hoy necesitan una nueva revolución mental. Necesitamos desarrollar conceptos que (nos) sirvan para que dejemos de jugar, como niños inconscientes, con mecanismos que ni comprendemos ni sabemos reparar. Si es cierto que somos los seres vivos más inteligentes del cosmos debemos comenzar por reinstalarnos (mental y físicamente) en los (pocos) sitios habitables que conocemos; necesitamos pensarnos y pensar el mundo de modos que nos permitan actuar sin destruirlo. Nuestra ciencia natural y nuestra tecnología ha progresado tanto desde que descubrimos que giramos en torno al Sol que hoy somos capaces abandonar la Tierra; lo lógico sería que las ciencias sociales evolucionaran para permitirnos permanecer aquí y convivir con todos los seres vivos que comparten el planeta con nosotros. La filosofía del lenguaje del siglo pasado introdujo un sano revulsivo de relativismo contra el dogmatismo gramatológico positivista; el planteamiento más radical fue, probablemente, el de Ludwig Wittgenstein (1889 -1951) : El ser y la naturaleza aparente de las cosas se definen gramaticalmente.xv La reflexión de Wittgenstein formaliza algo que ya aparecía en La crítica de la razón pura de Immanuel Kant (1791): lo propio de las ciencias cognitivas o sociales es la intersubjetividad. Kant y los fenomenólogos del espíritu del siglo XIX no hablaban de ciencias sociales sino de humanidades (Geisteswissenschaften), término hoy considerado antropocéntrico; en todo caso, tenían perfectamente claro que la ciencia cognitiva y social transmite percepciones e intenciones y es, evidente e inevitablemente, ideológica; en un lenguaje más técnico, excluye toda posibilidad de neutralidad axiológica. El Antropoceno es la primera era de la Historia de Homo sapiens en que los procesos geológicos del planeta están siendo alterados por sus actividades. Un pionero de la ecología social, Murray Bookchin (1921 -2006), proponía que justificáramos el sapiens que nos hemos auto-asignado modificando nuestros parámetros éticos: Sostener que abusar de la naturaleza está acabando con las condiciones que necesitamos para sobrevivir, aunque sea cierto, es un argumento torpemente instrumental: asume que nuestro interés por la naturaleza es egoísta y se basa en la defensa de nuestros propios intereses, en lugar de provenir de un sentimiento de pertenencia a la comunidad de todos los seres vivos, aunque seamos únicos. Con un argumento de esa naturaleza, el éxito o fracaso de nuestras relaciones con el mundo natural depende de la medida en que seamos capaces de saquearlo sin hacernos daño nosotros mismos; en definitiva, justificamos la destrucción de los fundamentos del mundo natural si somos capaces de sustituir unas formas de vida por otras o cambiar el tipo de relaciones ecológicas que las vinculan, sin importar lo simples, sintéticas o mecánicas que sean. La Historia ha demostrado que es precisamente esa visión del mundo la responsable principal de la crisis ecológica que estamos padeciendo; no solamente produce destrucción física; lo peor es que corrompe irremediablemente nuestras sensibilidades bióticas y éticas. xvi

El análisis de Bookchin aplica perfectamente a la actual retórica de la sostenibilidad que (ya) han adoptado con tanto y tan tonto entusiasmo prácticamente todas las corporaciones multinacionales, especialmente las que más contaminan y destruyen. xvii Mientras lingüistas y semiólogos reflexionamos sobre el problema, una niña de quince años nos ha explicado la importancia de hablar bien claro, si pretendemos encontrar soluciones al problema: Me llamo Greta Thunberg. Tengo 15 años. Soy sueca. Hablo en nombre de Climate Justice Now. Mucha gente dice que Suecia es un pequeño país, que no importa lo que hagamos. Yo he aprendido que nunca eres tan pequeña que no importa lo que hagas. Si unos pocos niños hemos conseguido titulares en toda la prensa mundial, simplemente dejando de ir al colegio, imaginad lo que podríamos hacer todos juntos, si realmente quisiéramos hacer algo. El problema es que para hacer algo hay que hablar claro, por incómodo que sea. Ustedes solamente hablan del “crecimiento económico verde indefinido” porque tienen miedo de perder popularidad; solamente hablan de progresar usando las mismas pésimas ideas que han ocasionado el desastre que tenemos hoy, aunque la única solución viable sea usar el freno de emergencia. Ustedes, señoras y señores, no tienen la madurez necesaria para decir las cosas como son y nos han dejado esa tarea a nosotros, los niños. xviii Parece evidente que jóvenes, adultos o ancianos, científicos sociales, naturalistas, humanistas y la gente de buena voluntad de todo el mundo debería participar en la tarea, en lugar de dejársela a l@s niñ@s. Las ciencias naturales, sociales, cognitivas y lógicas, por abstractas, sutiles e ideológicas que sean, siempre aportan ideas y métodos para pensar y resolver problemas concretos; todos los sujetos pensantes y conscientes del mundo tenemos que aplicarnos y aplicarlas si queremos encontrar soluciones, que serán, por supuesto, imperfectas y parciales; las iremos perfeccionando y ahora mismo es buen momento para comenzar a hacerlo.

Andrés Unger, abril de 2001.

iDie Einstellung des erfahrenden Blickes auf unser Psychisches vollzieht sich notwendig als eine Reflexion, als Umwendung des vordem anders gerichteten Blickes. Jede Erfahrung läßt solche Reflexion zu, aber auch jede sonstige Weise, in der wir mit irgend welchen realen oder idealen Gegenständen beschäftigt sind, etwa denkend oder in der Weise des Gemüts und Willens wertend, strebend. So, geradehin uns bewußt betätigend, sind in unserem Blick ausschließlich die jeweiligen Sachen, Gedanken, Werte, Ziele, Hilfsmittel, nicht aber das psychische Erleben selbst, in dem sie als solche uns bewußt sind. Erst die Reflexion macht es offenbar. Durch sie erfassen wir statt der Sachen schlechthin, der Werte, Zwecke, Nützlichkeiten schlechthin die entsprechenden subjektiven Erlebnisse, in denen sie uns »bewußt« werden, uns in einem allerweitesten Sinne »erscheinen«. Sie alle heißen daher auch »Phänomene«, ihr allgemeinster Wesenscharakter ist es, zu sein als »Bewußtsein von«, »Erscheinung-von« —von den jeweiligen Dingen, Gedanken (Urteilsverhalten, Gründen, Folgen), von den Plänen, Entschlüssen, Hoffnungen usw. Daher liegt im Sinne aller Ausdrücke der Volkssprachen für psychische Erlebnisse diese Relativität beschlossen, wahrnehmen von etwas, sich erinnern oder denken an etwas, etwas hoffen, befürchten, erstreben, sich entscheiden für etwas usw. Erweist sich dieses Reich der »Phänomene« als mögliches Feld einer reinen, ausschließlich auf sie bezogenen psychologischen Disziplin, so versteht sich nun deren Kennzeichnung als phänomenologische Psychologie. http://www.textlog.de/husserl-rein-psychische-deskription.html.

iiLa pratique rituelle obéit à une logique pratique (au double sens), logique du flou (fuzzy-logic), de l’approximatif, de l’indéterminé et du sur-déterminé, qui s’enracine dans les schèmes corporels. La mimesis rituelle joue de l’ambiguïté des actions fondamentales (ouvrir-fermer, entrer-sortir, monter-descendre, etc.) pour intégrer symboliquement des univers de pratique différents. La logique est partout parce qu’elle n’est vraiment nulle part. Le rituel réalise une série d’opérations logiques (et mimétiquement biologiques) d’union et de séparation qui permettent de surmonter les contradictions engendrées par le classement mythique (diacrisis). Bourdieu, Pierre. “Le sens pratique. Actes de la recherche en sciences sociales. Vol. 2, n°1, février 1976. L’État et les classes sociales. pp. 43-86. DOI : 10.3406/arss.1976.3383

iiiIn 1913 Niels Bohr had solved the riddle of line spectra by means of the quantum theory and had thereby explained broadly the amazing stabilityof the atoms, the structure of their electronic shells, and the Periodic Systemof the elements. For what was to come later, the most important assumptionof his teaching was this: an atomic system cannot exist in all mechanicallypossible states, forming a continuum, but in a series of discrete « stationary »states. … It was completely clear to Bohr that the law thus formulated is in conflictwith mechanics, and that therefore the use of the energy concept in thisconnection is problematical. He based this daring fusion of old and new onhis principle of correspondence. This consists in the obvious requirement that ordinary classical mechanics must hold to a high degree of approximationin the limiting case where the numbers of the stationary states, the so-called quantum numbers, are very large … A paper of mine,which introduced, for the first time I think, the expression quantum mechanics in its title, contains a rather involved formula (still valid today) for the reciprocal disturbance of atomic systems. Heisenberg, who at that time was my assistant, brought this period to asudden end.. He cut the Gordian knot by means of a philosophical principle and replaced guesswork by a mathematical rule. The principle states that concepts and representations that do not correspond to physically observable facts are not to be used in theoretical description. Einstein used the same principle when, in setting up his theory of relativity, he eliminated theconcepts of absolute velocity of a body and of absolute simultaneity of two events at different places. IN: https://www.nobelprize.org/prizes/physics/1954/born/lecture/

ivOne can, of course, by no means close one’s eyes to the great advances which our time exhibits in many respects, and one can, with a certain justice, assert that these advances are due just to this leftward spirit in philosophy and world-view. ,But, on the other hand, if one considers the matter in proper historical perspective, one must say that the fruitfulness of materialism is based in part only on the excesses and the wrong direction of the preceding rightward philosophy. As far as the rightness and wrongness, or, respectively, truth and falsity, of these two directions is concerned, the correct attitude appears to me to be that the truth lies in the middle or consists of a combination of the two conceptions. Now, in the case of mathematics, Hilbert had of course attempted just such a combination, but one obviously too primitive and tending too strongly in one direction. In any case, there is no reason to trust blindly in the spirit of the time and it is therefore undoubtedly worth the effort, at least once, to try the other of the alternatives (…) Obviously, this means that the certainty of mathematics is to be secured not by proving certain properties by a projection onto material systems – namely, the manipulation of physical symbols, but rather by cultivating (deepening) knowledge of the abstract concepts themselves, which lead to the setting up of these mechanical systems and further by seeking, according to the same procedures, to gain insights into the solvability, and the actual methods for the solution of all meaningful mathematical problems. (…)The procedure must thus consist, at least to a large extent, in a clarification of meaning that does not consist in giving definitions. Now, in fact, there exists today the beginning of a science which claims to possess a systematic method for such a clarification of meaning, and that is the phenomenology founded by Husserl. Here, clarification of meaning consists in focusing more sharply on the concepts concerned, by directing our attention in a certain way, namely, onto our own acts in the use of these concepts, onto our powers in carrying out our acts, etc. But one must keep clearly in mind that this phenomenology is not a science in the same sense as the other sciences. Rather it is or in any case should be a procedure or technique that should produce in us a new state of consciousness in which we describe in detail the basic concepts we use in our thought, or grasp other basic concepts hitherto unknown to us. (…)it turns out that in the systematic establishment of the axioms of mathematics, new axioms, which do not follow by formal logic from those previously established, again and again become evident. (…)I would like to point out that this intuitive grasping of ever newer axioms that are logically independent from the earlier ones, which is necessary for the solvability of all problems, even within a very limited domain, agrees in principle with the Kantian conception of mathematics. The relevant utterances by Kant are, it is true, incorrect, if taken literally, since Kant asserts that in the derivation of geometrical theorems we always need new geometrical intuitions and that, therefore, a purely logical derivation from a finite number of axioms is impossible. That is demonstrably false. However, if in this proposition we replace the term geometrical – by mathematical or set-theoretical, then it becomes a demonstrably true proposition. Kurt Gödel, Collected Works, Vol. III: Unpublished Essays and Lectures’, Oxford University Press, New York, USA, 1995, pp. 374-387.

vVER: http://grothendieckcircle.org/

viEl Manifiesto biolingüístico (2007) dice: language can, and should, be studied like any other attribute of our species, and more specifically, as an organ of the mind/brain. ISSN 1450–3417 IN: http://www.biolinguistics.eu/index.php/biolinguistics/article/view/26/1

viiPaul Ricoeur (1983). VER: https://www.seuil.com/ouvrage/temps-et-recit-paul-ric-ur/9782020063654

viii Einar Haugen (1972), considerado el padre de la ecolingüística, reflexionaba sobre este tema así: “Today the biological model is not popular among linguists. (…) Language is called a ‘tool’ or an ‘instrument of communication,’ by which it is compared to a hammer or a wheelbarrow or a computer, each of which serves as a means to achieve a human goal that might be difficult or impossible to achieve without it. But unlike these it has usually not been deliberately constructed. It cannot be taken apart and put together again, or tinkered with to improve its efficiency: to overlook this is to fall into the trap of calling for greater ‘efficiency’ in language. IN: The Ecology of Language: Essays by Einar Haugen (ed. Anwar S. Dil). Stanford University Press, 1972, pp. 325-39.

ixVER:Masquelier, B. (2021). “Faire de l’anthropologie linguistique avec Charles S. Peirce.” Langage et société, 1(1), 29-68.IN:  https://doi.org/10.3917/ls.172.0031

xCrema, E. R. et al. Revealing patterns of cultural transmission from frequency data: equilibrium and non-equilibrium assumptions. Sci. Rep.6, 39122; doi: 10.1038/srep39122 (2016). DOI: 10.1371/journal.pone.0170151. ECollection 2017. Social Differentiation in Common Bottlenose Dolphins (Tursiops truncatus) that Engage in Human-Related Foraging Behaviors.Kovacs, C., Perrtree, R., Cox, T.M. IN: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28146563

xiKRIPKE, S. (1977), SPEAKER’S REFERENCE AND SEMANTIC REFERENCE. Midwest Studies In Philosophy, 2: 255–276. DOI: 10.1111/j.1475-4975.1977.tb00045.x

xiiMurray Bookchin, “Social Ecology versus Deep Ecology: A Challenge for the Ecology Movement”. Green Perspectives: Newsletter of the Green Program Project, nos. 4–5, 1987.

xiiiIN: http://www.unesco.org/languages-atlas/index.php?hl=fr&page=atlasmap

xivFront. Conserv. Sci., 13 January 2021. IN: https://doi.org/10.3389/fcosc.2020.615419

xvWelche Art von Gegenstand etwas ist, sagt die Grammatik. Theologie als Grammatik. Es notable la traducción al inglés de G.E.M. Anscome, alumna de Wittgenstein. (The) Philosophical Investigations presents his own distillation of two decades of intense work on the philosophies of mind, language and meaning. When first published in 1953, it immediately entered the center of philosophical debate, and achieved a classic status it has retained ever since. En alemán: https://documentcloud.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:7332cb4f-66cc-411a-af7e-d766ad0181f2.

xvi https://theanarchistlibrary.org/library/murray-bookchin-freedom-and-necessity-in-nature-a-problem-in-ecological-ethics

xvii En España, por ejemplo, declara orgulloso el Consejero Delegado de SEUR: La sostenibilidad consiste en satisfacer las necesidades del presente sin poner en riesgo las necesidades del futuro (…) Nuestro objetivo para 2025 es reducir nuestras emisiones de CO2 en 25% ; increíblemente, asume que necesitamos que esta filial de GEOPOST, una de las mayores empresas de reparto de Europa, contamine el aire que respiramos. VER: https://www.seur.com/es/sostenibilidad/ . Los ecólogos del BBVA se ven como expertos en conseguir préstamos sostenibles (a fondo perdido o muy bajo interés, al que hay que sumar el coste de su ayuda, evidentemente) de la Unión Europea: entre los requisitos que han de cumplir los proyectos para poder acceder a la financiación de los fondos ‘Next Generation EU’ destaca que estos impulsen la transición ecológica… Es escandaloso que la banca privada pretenda vender como ecología trucos para abusar del dinero que aportamos los ciudadanos europeos a la banca pública para financiar proyectos que el sector privado se niega a apoyar. VER: https://www.bbva.es/finanzas-vistazo/sostenibilidad.html

xviii My name is Greta Thunberg. I am 15 years old. I am from Sweden. I speak on behalf of Climate Justice Now. Many people say that Sweden is just a small country and it doesn’t matter what we do, But I’ve learned you are never too small to make a difference. And if a few children can get headlines all over the world just by not going to school, then imagine what we could all do together if we really wanted to. But to do that, we have to speak clearly, no matter how uncomfortable that may be. You only speak of green eternal economic growth because you are too scared of being unpopular. You only talk about moving forward with the same bad ideas that got us into this mess, even when the only sensible thing to do is pull the emergency brake. You are not mature enough to tell it like is. Even that burden you leave to us childrenIN: http://www.ecoling.net/inspirationbase/4595232984 Project lead by Prof Arran Stibbe, convenor of the International Ecolinguistics Association – COP21 UN Climate Conference, Katowice.

* * *

NEO – LIBERALES / CONSTITUCIONALISTAS / FASCISTAS / BOLIVARIANOS: UN ANÁLISIS

Simón Bolívar, óleo de José Gil de Castro (MALI). Foto: D. Giannoni

1. Si la política es el arte de lo posible, es decir, de hacer realidad transformaciones sociales, nuestra (estridente) política actual reclama a gritos reforma, la aplicación urgente del principio de realidad y una buena dosis de precaución: desde la perspectiva del tercer milenio vemos que ciertas transformaciones sociales del siglo pasado que parecían consecuencia de proyectos opuestos y contradictorios, eran, más allá de las apariencias, muy similares.1 Analizando nuestra Historia reciente vemos que ideologías enfrentadas, que se habían propuesto cambiar en sentidos contrarios lo que Jean Jacques Rousseau (1712 – 1778) y los revolucionarios burgueses franceses del siglo XVIII llamaron el contrato social (1762), produjeron regímenes sorprendentemente parecidos; opciones consideradas contradictorias o contrarias eran, en realidad, variaciones sobre lo mismo. Más de un estado (auto)denominado democrático, comunista, socialista o revolucionario (la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el Tercer Reich, la República Popular China y los Estados Unidos Mexicanos, entre otros), teóricamente comprometido con el proyecto de acabar con el sistema de clases imperante y abolir las injusticias sociales fue tan clasista, represivo e injusto como el que remplazó. Todos los regímenes totalitarios que conocemos crean e imponen sus propios héroes y mártires, consagran sus filósofos y artistas preferidos y pretenden durar siglos o milenios; por ejemplo, el estado mexicano del Partido Revolucionario Institucional (pro)puso como referente ético al pedagogo y novelista José Vasconcelos (1882 – 1959); es instructivo revisar algunas perlas de ese pensamiento:

La raza que hemos convenido en llamar atlántida prosperó y decayó en América. Después de un extraordinario florecimiento, tras de cumplir su ciclo, terminada su misión particular, entró en silencio y fue decayendo hasta quedar reducida a los menguados Imperios azteca e inca, indignos totalmente de la antigua y superior cultura. Al decaer los atlantes la civilización intensa se trasladó a otros sitios y cambió de estirpes; deslumbró en Egipto; se ensanchó en la India y en Grecia injertando en razas nuevas. El ario, mezclándose con los dravidios, produjo el Indostán, y a la vez, mediante otras mezclas, creó la cultura helénica. En Grecia se funda el desarrollo de la civilización occidental o europea, la civilización blanca, que al expandirse llegó hasta las playas olvidadas del continente americano para consumar una obra de re-civilización y repoblación. (…) El blanco ha puesto al mundo en situación de que todos los tipos y todas las culturas puedan fundirse. La civilización conquistada por los blancos, organizada por nuestra época, ha puesto las bases materiales y morales para la unión de todos los hombres en una quinta raza universal, fruto de las anteriores y superación de todo lo pasado.2

2. Los desvaríos racistas de Vasconcelos son significativos, como los esfuerzos de sus admiradores actuales para justificar su fascismo.3 Mientras el nacionalismo supuestamente revolucionario producía delirantes teorías antropológicas en México, el nacional-comunismo de la Unión Soviética nos deparaba teorías lingüísticas (1950) ideadas por el líder máximo, Josef Stalin (1878 -1953):

El pueblo, los diferentes grupos y las clases sociales, no son indiferentes al lenguaje; lo utilizan para favorecer sus intereses, imponen su modo de expresarse, su terminología, sus expresiones particulares. El estrato más alto de las clases propietarias, especialmente la alta burguesía, se diferencia de esta manera; crea dialectos, terminología especializada, jergas que supuestamente son “lenguajes” de la alta sociedad. Pienso que no hay nada más erróneo que llamarlos así. (…) Los dialectos y jergas son variaciones que nacen de la lengua nacional; carecen totalmente de independencia lingüística, están condenados al estancamiento. Pensar que un dialecto o jerga se puede convertir en una lengua independiente y remplazar la lengua de una nación es perder toda perspectiva histórica y abandonar la posición marxista.4

El (ab)uso del término dialecto como insulto tuvo un célebre usuario en el sanguinario dictador georgiano: en la URSS estalinista ser acusado de usar dialectos burgueses o abandonar posiciones marxistas llevaba a los infelices desertores/burgueses directamente al paredón o a Siberia. Stalin no fue excepcional; es lógico que los nacionalismos utilicen la represión, la censura y la exclusión: los enemigos de la nación deben ser silenciados y eliminados, ideológica o físicamente. Los partidos políticos nacionalistas son dictatoriales y longevos: el Partido Revolucionario Institucional fue partido único en México durante 60 años, desde 1929 hasta 1989; el Partido Comunista de la Unión Soviética lo fue 80 años, desde 1911 hasta 1991; el Partido Comunista de China viene gobernando esa república desde 1949.Las nociones burguesas modernas del estado como agente de progreso económico y social y responsable de la educación del ciudadano se parodian de modo grotesco en los estados absolutistas. Por ejemplo, la constitución china autoriza explícitamente la censura5 de quienes no desarrollen labores creadoras provechosas para el pueblo:

Artículo 22º– El Estado impulsa el desarrollo de la literatura y el arte, el periodismo, la radiodifusión y televisión, el trabajo editorial y la distribución, los servicios de bibliotecas, museos y casas de cultura y otras actividades culturales que sirvan al pueblo y al socialismo (…) protege los lugares pintorescos y (…) demás importante legado de valor histórico y cultural.Artículo 47º– Los ciudadanos de la República Popular China tienen libertad de dedicarse a la investigación científica, a la creación literaria y artística y a las demás actividades culturales. El Estado estimula y favorece la labor creadora provechosa para el pueblo…6

Estas razones, supuestamente culturales, son en realidad instrumentos legales para someter a pensadores, periodistas y artistas a los trabajos (forzados) que consideran provechosos para el pueblo quienes detentan el poder en la China capitalista-comunista actual: ¿ a alguien se le escapa lo aberrante de esta síntesis de conceptos? El Tercer Reich, la URSS de Stalin y la Italia fascista de Benito Mussolini (1883 – 1945)7 promulgaron, el siglo pasado, leyes clasistas y racistas que no diferenciaban clase social de grupo de poder ni cultura de raza o etnia. Josef Stalin y Adolf Hitler (1889-1945) se entendieron perfectamente (se consideraban, ambos, socialistas) y aprobaron el Tratado Alemán-Soviético de Amistad, Cooperación y Demarcación del 28 de septiembre de 1939, tras la invasión alemana de Polonia. Sus predecesores: en el siglo XVI los estatutos de limpieza de sangre españoles habían formalizado el primer anti-judaísmo seudocientífico europeo.8

3. Hoy en España el nacionalismo católico filo-fascista disfrazado de liberalismo propugna un modelo de estado paternalista y autoritario derivado de esos siniestros regímenes: se declara devoto de una Madre Patria en elaboración bajo la vigilancia de sus comisarios y censores. Las quemas públicas de libros, deportaciones y asesinatos de los años treinta del siglo pasado deberían haber bastado para que el mundo entendiera que el famoso parlamento del opúsculo Schlageter (Hanns Johst, 1933), dramaturgo favorito de Adolfo Hitler : cuando oigo la palabra cultura le quito el seguro a mi pistola Browning no era una metáfora sino una amenaza: el asesinato y el genocidio era lo que proponía realmente el NSDAP que, por cierto, ganó las elecciones en Alemania el mismo año que se estrenó ese opúsculo mediocre; una década antes Hitler, en Mein Kampf (1925), había explicado claramente sus proyectos. Los años treinta y cuarenta del siglo pasado vieron triunfar también al fascismo nacional–católico austriaco del Vaterländische Front (Frente Patriótico), al español de las fusionadas JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista) de Onésimo Redondo y Ramiro Ledesma y la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera; el asesinato y el genocidio como herramienta política llegaron por esos años, increíblemente, a seducir a filósofos como Miguel de Unamuno y Martín Heidegger, además de a millones de votantes. La ideología fascista de muerte y terror sobrevivió en España casi cuatro décadas después de terminada la Guerra Civil (17 jul. 1936 – 1 abr. 1939); erradicarla en Europa y Asia había costado más de 60 millones de vidas, el mayor baño de sangre de la Historia o Segunda Guerra Mundial (1 sept. 1939 – 2 sept. 1945). En el ámbito político hispano, tras el éxito de las guerras anti-imperialistas del siglo XIX, la independencia de los territorios que pertenecieron durante cuatro siglos a los imperios absolutistas español y portugués terminó por hacer colapsar a ambos; en España el proceso que terminó con la independencia de Cuba (1898) dió paso a dos dictaduras (de 1923 a 1931, José Antonio Primo de Rivera, de 1939 a 1975, Francisco Franco) con un breve interludio republicano (1931 – 1939). De la última dictadura fascista quedó el legado de la monarquía nacional y católica actual, que funciona en un marco democrático parlamentario. En Latinoamérica, de la descolonización del siglo XIX surgieron los 20 estados soberanos que existen hoy y una gama de sistemas políticos que van desde el Estado Socialista Unitario cubano, cuya constitución sostiene que el Partido Comunista de Cuba que gobierna la isla desde 1959, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado, hasta la República Bolivariana de Venezuela con su constitución participativa, electiva, descentralizada, alternativa, responsable, pluralista y de mandatos revocables, teóricamente tolerante de todos los partidos e ideologías, en la práctica un régimen en deriva hacia la dictadura, proceso, por cierto, habitual en la región.9

4. Entender nuestra política actual implica revisar la ideología bolivariana, que se suele discutir fuera de su contexto: el caudillismo liberal latinoamericano del siglo XIX, por cierto, muy anterior al catolicismo caudillista ibérico de José Antonio Primo de Rivera (1870 – 1930), Francisco Franco (1892 – 1975) y António de Oliveira Salazar (1889 – 1970). La noción bolivariana de estado considera la dictadura una forma de gobierno necesaria y deseable. Si bien es imposible no admirar el genio bélico de Simón Bolívar (1783-1830) y reconocer que su ejército logró que las colonias españolas de América del Sur se convirtieran en estados modernos, también es obvio que nunca le importó que fuesen democráticas:

las provincias americanas se hallan lidiando por emanciparse; al fin obtendrán el suceso; algunas se constituirán de un modo regular en repúblicas federales y centrales; se fundarán monarquías casi inevitablemente en las grandes secciones, y algunas serán tan infelices que devorarán sus elementos ya en la actual,ya en las futuras revoluciones, que una gran monarquía no será fácil consolidar, una gran república, imposible. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formarse; mas no es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes, dividen a la América.(…)Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo.10

Bolívar fue el primer caudillo que se convirtió en dictador en Sudamérica; fundó una funesta tradición, que pervive hoy. Su primera acción militar al entrar a la (ya) República del Perú, en 1823, fue neutralizar a su ejército, arrestar a su Presidente (José de la Riva Agüero, 1783- 1858) y conseguir el título de Libertador del Congreso Constituyente, al que obligó a otorgarle autoridad política y militar en todo el territorio y a declarar nula cualquier disposición que contradijese su autoridad. Bolívar nunca pretendió crear repúblicas democráticas, sino naciones que prosperaran gracias a la civilizada Europa, comerciante y amante de la libertad; así lo decía, literalmente, su Carta de Jamaica (1815):(América Latina)…representa una escala militar de 2.000 leguas de longitud y 900 de latitud en su mayor extensión, en que 16 millones de americanos defienden sus derechos o están oprimidos por la nación española, que aunque fue, en algún tiempo, el más vasto Imperio del mundo, sus restos son ahora impotentes para dominar el nuevo hemisferio y hasta para mantenerse en el antiguo. ¿Y la Europa civilizada, comerciante y amante de la libertad, permite que una vieja serpiente, por sólo satisfacer su saña envenenada, devore la más bella parte de nuestro globo? ¡Qué! ¿Está la Europa sorda al clamor de su propio interés? (…) Llego a pensar que se aspira a que desaparezca la América; pero es imposible, porque toda la Europa no es España11

La atractiva invitación de Bolívar a colaborar en la defensa de los derechos comerciales de los criollos latinoamericanos consiguió el apoyo militar del Imperio Británico,12 lo cual determinó el futuro económico y político de la región.

5. La ideología bolivariana original, vista a dos siglos de distancia, no era menos (ni más) democrática que el liberalismo burgués imperante, que toleraba la esclavitud y consentía, en el mejor de los casos, solamente el sufragio universal masculino; de todos modos, parece tan absurdo ser hoy ideológicamente bolivariano como partidario de la monarquía absoluta: no lo son los admiradores del genio militar y político de Simón Bolívar. Los ciudadanos de lo que el filósofo canadiense Marshal McLuhan llamó la aldea global de siglo XXI (ya) tenemos claro que en una democracia elegimos a nuestros gobernantes. Las elecciones son válidas solamente si hay más de una opción y si los candidatos compiten en igualdad de condiciones. No es impensable que pronto, el ciudadano global consciente de sus derechos exija que desaparezcan todas las autocracias y que ningún ideario político que no respete normas básicas de convivencia como la tolerancia y respeto de la diversidad y los derechos humanos fundamentales de expresión y asociación, así como derechos económicos de acceso a trabajos dignos que permitan a todos subsistir tenga cabida en la nueva polis o aldea global.

Ferdinand Schroeder, Düsseldorf, 184913

6. Las desigualdades globales, hoy por hoy, siguen aumentando.14 Si los países con medios para cambiar la tendencia no hacen nada veremos, sin duda, crisis de cada vez más alta intensidad. También es posible y, por supuesto, deseable, que terminen por comprender que si no comparten la prosperidad y democratizan realmente la economía las consecuencias de su codicia y ceguera probablemente serán catastróficas.15 El subcontinente que Bolívar llamaba Europa civilizada, comerciante y amante de la libertad, todavía existe como bloque político y económico; hoy, como en el siglo XIX, ama ciertas libertades muy específicas: la de comprar materias primas, contratar mano de obra barata y financiar gobiernos que defienden sus intereses económicos. El debate sobre las garantías jurídicas en el comercio internacional, disfrazado de filosofía del derecho, busca establecer tribunales que estén por encima de la voluntad de los ciudadanos a quienes afectan sus decisiones y por encima de las leyes que se otorgan; 16 querer eliminar los riesgos y asegurar que sean rentables las inversiones de corporaciones ya obscenamente ricas en regiones inestables y pobres donde campean el hambre y la miseria es un modus operandi vergonzoso que hubiera escandalizado a cualquier liberal íntegro del siglo XIX. 17

7 CODA

En este reino que gobierna, hoy por hoy, el Partido Socialista Obrero (y monárquico) Español, los nacionalismos del siglo XIX fusionados (a la fuerza) en el totalitarismo nacional-católico de Franco, han ido adquiriendo, durante el siglo XXI, un tufillo cada vez más rancio y retrógrado. El neo-fascismo / liberalismo / conservadurismo se disfraza, para variar, de amor a la libertad: la libertad de obligar a las mujeres a tener hijos que no quieren; la libertad de devolver en caliente a demandantes de asilo (político, económico, militar) a países donde, casi con seguridad, perderán la vida; la libertad de obligar a los maestros que financiamos todos a pedir permiso para enseñar a padres de familia muchas veces analfabetos funcionales; la libertad de obligarnos a subvencionar escuelas retrógradas regentadas por sacerdotes cuya ética y capacidades (anti)pedagógicas hubiesen escandalizado, en algunos casos, al mismísimo Torquemada. Por supuesto, quienes denunciamos estos proyectos absurdos somos sediciosos y anti-sistemas: sujetos despreciables que debían estar fuera de la ley, ser amordazados, encarcelados o expulsados de esa nación que los ideólogos de la ultraderecha tanto aman, seguramente porque supieron elegir bien su nacionalidad (es decir, etimológicamente, su lugar de nacimiento) lo cual creen les da derecho a educarnos en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, como reza el Artículo 2 de la Constitución Española del año 1978; felizmente, España también ha suscrito los tratados de Maastricht y Lisboa; somos ciudadanos de la Unión Europea y su ley dice que:

La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.18

De modo que este reino será indivisible hasta que decidamos cambiar la constitución del 78 y dividirlo, tarea que no parece, por cierto, urgente; en el ínterim podríamos intentar que nuestros compatriotas voten por gobernantes que defiendan realmente el pluralismo y la tolerancia, que no envíen armadas invencibles a reconquistar territorios que solamente pretenden ejercer la autonomía que la norma jurídica suprema les garantiza y, sobre todo, contra quienes se envalentonan ante los más débiles e indefensos y pretenden negarles los derechos más elementales.

1La polarización política produce naturalmente simplificaciones que, sin ser falsas, excluyen explicaciones que aparecerán cuando desaparecen los conflictos; así lo vio el filósofo italiano Norberto Bobbio (1909 – 2004) a fines del siglo pasado (1994): En un universo conflictivo como el de la vida política, que evoca sin cesar la idea del juego de las partes y de la contienda para derrotar al adversario, dividir el universo en dos hemisferios no es una simplificación sino una fiel representación de la realidad. Sería como acusar de simplismo a la distinción entre hombres y mujeres. Si acaso, es banal aducir como argumento la constatación de que una díada nunca es perfecta, y que nunca es la única díada capaz de distinguir en dos polos opuestos cualquier universo de entes. Ya he tenido ocasión de decir, y lo repito, que, según sean contradictorias o contrarias, las dos partes contrapuestas excluyen o incluyen un tercero. Dozelli Editore, Roma, 1994. https://www.epublibre.org/libro/detalle/24591 Traducción de Alessandra Picone y Patricia Orts.

2La raza cósmica. 1ª edición, Agencia Mundial de Librería, Madrid, 1925. Edición gratuita disponible en: http://www.filosofia.org/aut/001/razacos.htm

3Por ejemplo, los redactores de su bio-bibliografía en Wikipedia: Vasconcelos admiraba los regímenes fascistas por su capacidad para movilizar y organizar a grandes grupos de ciudadanos que, de otra manera, se encontraban sumidos en crisis profundas que le recordaban la situación que México vivía. Quizás en esto se explica la paradoja según la cual un anti-racista consumado, el mismísimo prócer del mestizaje, autor deLa raza cósmica, apoyara a un régimen racista: la afinidad de Vasconcelos por el fascismo italiano (de bajo contenido racista, antes de verse influido por Alemania) y por la Alemania de Hitler no estaba fundado sobre ideas de supremacismo racial, sino por su espíritu de encumbramiento nacional a través de la unidad del pueblo en una vía percibida entonces como progresista. IN:https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Vasconcelos

4Traduzco una versión en inglés: There is nothing, I think, more erroneous than this conclusion. Can These dialects and jargons be regarded as languages? Certainly not. They cannot, firstly, because these dialects and jargons have no grammatical systems or basic word stocks of their own — they borrow them from the national language. (…) Dialects and jargons are therefore offshoots of the common national language, devoid of all linguistic independence and doomed to stagnation. To believe that dialects and jargons can develop into independent languages capable of ousting and supplanting the national language means losing one’s sense of historical perspective and abandoning the Marxist position. IN: Marxism and Problems of Linguistics.https://www.marxists.org/reference/archive/stalin/works/1950/jun/20.htm

5Según algunos analistas la situación ha empeorado tras el 19 congreso del Partido Comunista Chino, en octubre de 2017: Censorship further tightened in the months leading up to the 19th Communist Party Congress in October 2017,at which President Xi Jinping, the party’s general secretary, cemented his leadership for the next five years. Officials regard the congress, which convenes twice every decade, as an important propaganda period and consequently sought to suppress competing content from foreign countries, including entertainment. Foreign movies and television shows were removed from China’s top video-sharing websites, while popular American shows such asSaturday Night Live were labelled as “illegal content” and removed. Censorshipalso spiked around the March 2018 annual meetings of the national legislature and its main advisory body, during which constitutional changes to end term limits for Xi were announced and approved.Meanwhile, rapid advances in surveillance technology—including artificial intelligence (AI), facial recognition, and intrusive surveillance apps—coupled with growing police access to user data have turned China into a “techno-dystopia” and helped facilitate the prosecution of prominent dissidents as well as ordinary users.IN: https://freedomhouse.org/report/freedom-net/2018/china

6IN: http://www.javiercolomo.com/index_archivos/Const/Cons_Ch.htm

7In 1938 (…) one of the blackest chapters in Italian history was written. Mussolini enacted a series of racial laws targeting the rights of Jews, banning their books, excluding them from public office and higher education plus confiscating their assets, restricting their travel and providing for their eventual internship and treatment along the lines of political prisoners. Many notable Italians had already left Italy in protest to Il Duce’s oppression and suppression of freedom. World famous conductor Arturo Toscanini and Physicist Enrico Fermi were among them. Many more would leave in wake of the racial decrees. In spite of Mussolini’s efforts to rid Italy of Jews, individual Italians not only helped to protect Jewish property but also rescued Jews from certain death by offering them a safe haven from those who planned to murder them. Some Italians made the decision to protect their Jewish friends and neighbors as a matter of conscience. As a result, approximately 80% ofItaly’s Jews survived the Holocaust. Iodice, Emilio F. (2018) “The Startling Rise to Power of Benito Mussolini”,The Journal of Values-Based Leadership. Vol. 11. Iss. 2 , Article 3.

8Los Estatutos de Limpieza de Sangre aparecieron en España durante el siglo XV en forma aislada, pero, durante el siglo XVI, fueron puestos en vigencia sucesivamente por todas las congregaciones religiosas, militares y civiles. Podemos decir que son reglamentaciones que impedían a los judíos conversos al cristianismo y a sus descendientes ocupar puestos y cargos en diversas instituciones, que pueden ser de carácter religioso, universitario, militar, civil o gremial .. más tarde los Estatutos se extendieron a moros, a protestantes y procesados por la Inquisición. VER: http://www.pachami.com/Inquisicion/LimpiezaSangre.html https://pt.wikipedia.org/wiki/Ficheiro:Blutschutzgesetz_v.15.9.1935_-_RGBl_I_1146gesamt.jpg Sobre las leyes de ciudadanía del Tercer Reich: Das Reichsbürgergesetz teilte die deutsche Bevölkerung in Reichsbürger, Staatsangehörige deutschen oder artverwandten Blutes, einerseits und in einfache Staatsangehörige, Angehörige rassefremden Volkstums, andererseits. Damit wurde faktisch eine Zwei-Klassen-Gesellschaft geschaffen: Reichsbürger, die volle Rechte erhalten sollten und Reichsangehörige mit geringeren Rechten. Sobre las constituciones de la URSS: De las cuatro constituciones soviéticas, la constitución de 1936 fue la de más larga vida. Fue sustituida recién en 1977. La constitución (de 1936) fue vista como un triunfo personal de Stalin: La decisión de modificar el sistema electoral de elección indirecta a directa, de un censo limitado, y de una votación abierta y secreta, fue una medida de confianza en la habilidad del partido para asegurar el retorno de sus candidatos a su propia voluntad sin las restricciones que antes eran necesarias (…) y que, por tanto, no tenía efecto como garantía de los derechos individuales. VER: https://es.wikipedia.org/wiki/Constituci%C3%B3n_de_la_Uni%C3%B3n_Sovi%C3%A9tica_de_1936

9Un panorama interesante (con fotos) recopilado por Europa Press: https://notimerica.com/politica/noticia-larga-lista-dictadores-iberoamericanos-ultimos-50-anos-20160813122949.html

10IN: https://es.wikisource.org/wiki/Carta_de_Jamaica

11 IBID.

12Los politólogos parecen estar de acuerdo en que la devolución de Hong Kong a China marca la defunción definitiva del Imperio Británico, cuyos orígenes se pueden rastrear hasta la conquista de Irlanda, cuyos antecedentes se remontan al siglo 12, pero que se consolida realmente durante el siglo XVI.Britain left behind a mixed political legacy in 1997, when Hong Kong reverted to Chinese sovereignty. The British had called it a “benevolent autocracy,” a benign form of autocratic colonial rule. Beijing sought to codify that legacy in a Basic Law designed to serve as Hong Kong’s governing constitution for 50 years. The Chinese dubbed their version “one country, two systems.” Its practical aim was to ease fears and achieve a smooth transition to rule by a one-party communist dictatorship that had never been known as benign.(…) Hong Kong’s contemporary democracy movement originated during the first transition, before the implications of the contingencies were widely understood. The struggle now, 20 years after 1997, is intensifying as the second transition, to one integrated Beijing-directed system, gathers momentum. Hong Kong’s struggle to define its political future Suzanne Pepper IN: https://www.elgaronline.com/search?f_0=author&q_0=Suzanne+Pepper VER TAMBIÉN: https://chinaelectionsblog.net/author/spepper1/

13Louis-Napoleon of France and King Wilhelm IV of Prussia stand on a map of Northern Europe, brooms in hand, sweeping away the lilliputian detritus of the 1848 Revolution. Queen Victoria looks on askance from across the English Channel.IN:https://journals.openedition.org/belgeo/11935

14We project income and wealth inequality up to 2050 under different scenarios. In a future in which “business as usual” continues, global inequality will further increase. Alternatively, if in the comingdecades all countries follow the moderate inequality trajectory of Europe over the past decades, global income inequality can be reduced—in which case there can also be substantial progress in eradicating global poverty.World Inequality Report 2018 IN:. https://wir2018.wid.world/

15New estimates for China, Russia, and several European countries (France, the United Kingdom, and Scandinavian countries) reveal a diversity of national trajectories. In Russia, wealth concentration boomed after the transition to capitalism, and inequality appears to be extremely high, on par with or even higher than in the United States. In China—and several European ex-communist countries— wealth inequality has also increased, but in a more gradual manner than in Russia, reflecting the different privatization strategies followed in the different ex-communist countries. In continental Europe, wealth concentration is rising, but less than in the United States, China, or Russia. At the global level, there are two conflicting forces: In many emerging economies (most prominently China), aggregate private wealth is booming (it is rising even faster than aggregate income), pushing global wealth inequality down. However, within each country, wealth concentration is on the rise, pushing wealth concentration up. Overall, evidence points toward a mild increase in global wealth concentration since the 1980s: For China, Europe, and the United States combined, the top 1% wealth share has increased from 28% in 1980 to 33% today, while the bottom 75% share hovered around 10%. However, the recent history of global wealth is more complicated than that: Global wealth growth rates vary a lot across the distribution. The bottom has been growing fast (approximately 5% per year since 1987), while the global wealth middle class was squeezed (with growth of approximately 2.5% per year on average), and the top boomed (with growth rates as high as 7–8% per year for Forbes billionaires). Recent studies may underestimate the level and rise of inequality, however, because financial globalization makes it increasingly hard to measure wealth at the top. Statistics recently released by the central banks of several prominent tax havens suggest that the equivalent of 10% of world GDP is held in tax havens globally, and that this average masks a great deal of heterogeneity— from a few percent of GDP in Scandinavia to approximately 15% in continental Europe and 60% in Gulf countries and some Latin American economies (Alstadsæter et al. 2018). Furthermore, recent leaks from offshore financial institutions (such as the Panama Papers in 2016 or the Swiss Leaks from HSBC Switzerland) and data from tax amnesties suggest that offshore wealth is highly concentrated among the rich (Alstadsæter et al. 2017). Gabriel Zucman (2019). IN: http://gabriel-zucman.eu/files/Zucman2019.pdf – Annu. Rev. Econ. 2019. 11:109–38

16Los principios Unidroit son reglas generales establecidas para regular contratos internacionales que derivan su obligatoriedad de la voluntad de las partes y no de la voluntad estatal expresada en leyes y tratados…VER:https://www.asuntoslegales.com.co/analisis/hector-mauricio-medina-531081/los-nuevos-principios-unidroit-i-2508741

17El renovado interés de las empresas multinacionales y los estados más ricos en establecer fueros supranacionales es un retroceso a los usos y costumbres de los mercaderes medioevales europeos. The establishment of the ICC (the International Chamber of Commerce) and UNIDROIT reflected therenewed interest in—and rediscovery of—the historical, cosmopolitancharacter of commercial law and the desire on the part of internationalmerchants to free themselves from the restrictions of national law. IN: Peter Mazzacano (2008) The Lex Mercatoria as Autonomous Law, Toronto, Canada. CLPE RESEARCH PAPER 29/2008 • VOL. 04 NO. 06

18FUENTE: https://www.boe.es/doue/2010/083/Z00013-00046.pdf

ERICH MÜHSAM

Liebesweh

Zähre rieselt mir um Zähre
in des Betts zerwühltes Laken.
Bange Angstgedanken haken
sich in meiner Seele Schwere.
Schmerzgekrümmt sind meine Beine;
traurig triefend hängt der Bart
von den Tränen, die ich weine –
und die Nase trieft apart …
Ach, es ist der Traum der Liebe,
den ich durch die Seele siebe.
Ach, es ist der Liebe Weh,
die mich zwickt vom Kopf zum Zeh. –
Armes Herz! Die Träume wittern
fernen Trost. Ich spann’ die Ohren –
und durch meiner Seele Zittern,
fernherflüsternd, traumverloren,
murmelt ein geliebter Mund:
Schlapper Hund!

Erich Muhsam:  IN https://www.aphorismen.de/gedicht/138207

 

Mal de amor

El llanto cae sobre más llanto

en las sábanas deshechas en mi cama.

La congoja me atenaza con retorcidos

pensamientos que se me clavan en el alma.

Tengo las piernas arqueadas por el dolor,

las barbas me cuelgan mojadas

por las lágrimas que fluyen

y la nariz me chorrea horriblemente…

Son sueños de amor

que voy filtrando en el alma.

¡Ay, las agonías del amor,

que me perforan la anatomía!

Pobre corazón, ¡en sueños ya intuyes

el lejano consuelo! Afino el oído:

en el alma titilan, a lo lejos,

suaves, trémulos murmullos

sobre los labios de mi bien amada:

– ¡Perro perezoso!

 

© Copyright 2011 www.andresunger.com - Idea de Andrés Unger