Dècimes


DÉCIMAS DE AURELIO LIBIA

traducidas del catalán por Pere Cassol y Andrés Unger

AURELIO LIBIA ME ENVÍA, POR MEDIACIÓN DE PERE CASSOL, LAS RIMAS QUE APARECEN A CONTINUACIÓN. PERE LAS HA TRADUCIDO DEL ITALIANO AL CATALÁN. LIBIA ES BUEN LECTOR DE POESÍA  Y DISCÍPULO DESTACADO DE DON VICENTE ESPINEL; SIN EMBARGO, LA ESPINELA LE QUEDA CORTA… Y EN VEZ DE DIEZ VERSOS, ¡PONE VEINTE! CASSOL LAS CONSIDERA “DÉCIMAS PAREADAS”. POR MI PARTE, ME ABSTENGO DE CONSIDERAR Y ME LIMITO A TRASLADAR — CON LA AYUDA DEL BUEN PERE —  AL ESPAÑOL ESTÁNDAR LOS VERSOS. NUESTRA VERSIÓN ES INDEPENDIENTE, CASI INDEPENDENTISTA: RENIEGA DEL ORIGINAL AL PUNTO DE HACERLO DESAPARECER. BUENA POLÍTICA TRADUCTOLÓGICA, YA QUE UNA BUENA VERSIÓN DEBE SER LEGIBLE SIN EL ORIGINAL.

DÉCIMAS AUTÓNOMAS (DE VEINTE VERSOS)

El pensamiento cansado / del importuno dolor / busca el estado mejor / (si en

amor hay buen estado). Vicente Espinel, “Redondillas”

1

Si don Vicente Espinel

se acercara a este concurso,

mareando con su discurso

de palabras como miel,

a un auditorio tan fiel,

yo, en homenaje, le daría

la hermosura y la armonía:

diez versos, bien ordenados,

pareados y sazonados.

Maestro: Vd. los hacía

con las rimas, resonantes

y sílabas comedidas,

(algunas algo forzadas

pero siempre, bien cantantes)

finas, suaves, elegantes…

Las décimas que me gustan,

dicen poco, pero ajustan

con buen garbo y sin premura,

el meollo en la cintura:

cabeza y pies también gustan…

2

Músico sin instrumento, / girasol sin rumbo al sol, / terso y plano caracol /

caminando contra el viento. José Lezama Lima, “Agua oscura”

En este reino corifeo

el culto público gusta

– llevando botas bien puestas –

aturdirse en el meneo

o más bien, cascabeleo,

de dineros en el cinto

de poetas que encandilan

con versos que ya decantan

cual ambrosía de tontos:

rumbosos, horros, sucintos.

Así avanzan pues, rimando,

como quien va por la orilla

del río, con su sombrilla:

sin ton ni son ni sentido,

desprestigiando el sonido

del agua sensual, que corre;

pues viéndola a ella tan fresca,

quieren beber y se acercan

y extasiados quedan: ¡corred

plumíferos, rimad, bebed!

3

Como cada palabra tiene un alma, hay en cada verso, además de la armonía

verbal, una melodía ideal. Rubén Darío, “Prosas profanas”

Estos versos que le ofrezco

a la fama, ingrata amiga,

han de ser, como una espiga

que, poco a poco, alambico.

Al gusto, buen abanico…

No me digan que complico

el sentimiento en el verso

o, con artes de converso,

en cristiano, vuelvo loco,

a quien, siempre, entiende poco.

No hay mejor entendimiento

ni cábala más ardiente

que expresar lo que se siente

en verso propio y atento;

quien lo hace, queda contento;

si la fama me desprecia

al menos me voy cantando;

y de paso, comprobando

que belleza, cuando es necia,

con ripios se menosprecia.

4

…sepa Su Majestad / que ninguna cosa llega / a ser más mal empleada / que

hermosura en mujer necia. Lope de Vega, “El amor enamorado”

Por graciosa y altanera,

zalamera y maliciosa

te conozco, mi preciosa…

Por San Jorge, hasta un dragón

por mi lanza atravesado

te ofrecería, engastado

en gracioso cinturón,

acariciando un vellón

de flequillo dorado;

así voy, enamorado..

5

Que to’ nace pa’ morir:/ no hay verdad más verdadera…/No me vengas a decir /que no se acaban tus penas / que a to’ le llega su fin. Antonio Ortega Escalona (Juan Breva)

Triste ya, casi anacrúsico,

vengo a este baile auturdido.

O mejor, bien sorprendido

por el grito y el mordisco

de este fandango morisco

cuyo escándalo aborrezco.

Mi canción es un escueto

lamento, por incompleto

taciturno, un vericueto:

pobre llanto patético.

Voy y vengo, me detengo

cantando por los caminos

versos tristes, peregrinos;

versos con sabor a tango

o a comida de domingo…

Gastronomía que vendo

y sazono con cominos,

alimento de vecinos;

ciudadanos que llorando

se los llevan, tarareando…

© Copyright 2011 www.andresunger.com - Idea de Andrés Unger