Joan Fonticapra


ADEU, FONTI
para Paco López
Decíamos (dijimos) hace unas semanas, que el destino del amigo Joan era convertirse en “gato”  (madrileño).  Nos equivocábamos; Joan se ha ido… ¡SNIF ! Abandona la Villa y Corte de Madrid y las Bellas Artes, dice…
Imagen005
FONTICAPRA: “Birra”
Convencidos de su talento, sus amigos hemos reunido unas fotos suyas bajo el título genérico de “Fotos Nokia” (fN) ya que nuestro artista las produjo con un viejo teléfono celular “Nokia” (marca registrada):
Imagen000
Fonticapra: fN-1
“Nit”
Como decía Marc Jiménez en un opúsculo de 1977: “le jugement de goût marque le depart de la reflexion esthetique”; la cita, que  puede parecer banal — y de cierto modo,  lo es, pero está en francés — ha servido para motivar una reflexión de F. Casadesús, de la Univesitat de les Illes Balears en “Taula: Quaderns de Pensament” (Número 38, enero-diciembre de 2004, p. 12) sobre cultura estética; don Francesc opina que la cultura estética moderna: “no s’entén ja com la simple producción d’objetes artístics, sino que intenta mes a mes, i sobretot, definir i consagrar la categorizació de les diverses aportaciones artístique com Beuaux Arts, elque suplas ja claramente un mode específica i autònom de conceder, elaborar, conèxer i apreciar acuestes singulars manifestaciones de l’experiencia humana.” 
Imagen006
J.FONTICAPRA
fN2: “Palmera en Madrid”
En esta línea categórica y plástica, ofrecemos al amable lector lector una pequeña selección de las experiencias de Joanet; como decía Roberto Bolaño (2004, Entre Paréntesis) , la historia del arte es una disciplina “que a veces se parece tanto a la entomología, pero en realidad, en el otro lado de sus páginas, el lector puede encontrar otra cosa: la larga marcha de los jóvenes, la insatisfacción (…) apuestas de la radicalidad que casi siempre se pierden, porque, entre otras cosas son apuestas a todo o nada y porque los jóvenes que las hacen no las amañan” .
Imagen007
Fn3 – “Puente”
Imagen010
fN4 “Ocaso”
JOAN FONTICAPRA O LA ANTI-FOTOGRAFÍA POST-MODERNA BALEAR
EN MADRID
El amigo Joan F. es de origen balear (mallorquín), pero gato (madrileño) por destino. Me lo presentó Paco López en la muy antigua y noble Villa de las Dueñas de Palencia.
IMG_20140528_202701541_HDR
P.López y R.Massats
Fonti lleva en Madrid un par de semanas, fotografiando la Villa y Corte con la pésima cámara de su teléfono móvil.
Imagen002
Algunas de sus fotos demuestran lo que sostuvieron varios egregios semiotas del siglo pasado (Saussure, Foucault, Sontag, Lamartine, etc.): los signos/símbolos, en nuestra era, tienden a borrarse/difuminarse cuando el tráfico conceptual al que son sometidos es demasiado intenso.
Imagen023
Esto ocurre en la primera instantánea que ofrecemos al lector (Vid. supra). Entendemos – entenderemos, con la venia – que la imposibilidad de leer/descodificar/desconstruir la figura puede deberse a problemas técnicos; en todo caso, lo importante es que Joan no se intimida.
Imagen002
Dispara, a quemarropa, contra un paisaje urbano que no parece entender y, sin embargo, captura casi sin esfuerzo.
Imagen001
Hay – siempre hay, por desgracia – críticos mal intencionados dispuestos a agregar que, del mismo modo, carecen de todo mérito estético. Juzgue con su propio criterio el amable lector. A.U.S.
*  *  *
DÉCIMAS DE AURELIO LIBIA
traducidas por
Pere Cassol y Andrés Unger
AURELIO LIBIA ME ENVÍA, POR MEDIACIÓN DE PERE CASSOL, LAS RIMAS JUGUETONAS QUE APARECEN A CONTINUACIÓN. PERE LAS HA TRADUCIDO DEL ITALIANO AL CATALÁN.  A  JUZGAR POR LOS EPÍGRAFES, AUNQUE LIBIA PARECE BUEN LECTOR DE POESÍA CLÁSICA EN ESPAÑOL Y DISCÍPULO DE ESPINEL, SE NOTA QUE  LAS ESPINELAS LE QUEDAN PEQUEÑAS:  EN VEZ DE DIEZ VERSOS… ¡LES PONE VEINTE! CLARO QUE PODEMOS CONSIDERARLAS “DÉCIMAS PAREADAS”. POR MI PARTE, EN LUGAR DE CONSIDERAR NADA, ME LIMITO A TRASLADAR AL CASTELLANO LAS VERSIONES DE CASSOL. SIGO EN ESTO A OLIVERIO GIRONDO  CUANDO INDICA, EN LA MASMÉDULA (1963) , QUE HAY QUE  BUSCAR AL POEMA “ENTE EPITELIOS DE ALBA O RESACAS INSOMNES DE SOLEDAD EN CRECIENTE / ANTES DE QUE SE DILATE LA PUPILA DEL CERO”; INDICACIÓN IGUALMENTE CIERTA (O FALSA) HOY QUE EN EL SIGLO PASADO.
 ANDRÉS UNGER
VICENTE ESPINEL

El pensamiento cansado / del importuno dolor / busca el estado mejor / (si en amor hay buen estado).

Vicente Espinel, “Redondillas”

1

Si don Vicente Espinel

se acercara a este concurso,

mareando con su discurso

de palabras como miel,

a un auditorio tan fiel,

yo, en homenaje, le daría

la hermosura y la armonía:

diez versos, bien ordenados,

pareados y sazonados.

Maestro, usted los hacía

con las rimas, resonantes,

las sílabas, comedidas,

(algunas algo forzadas

pero siempre, bien pensantes…)

finas, suaves y elegantes…

Las décimas que me gustan,

dicen poco, pero ajustan

con buen garbo y sin premura,

el meollo en la cintura…

Cabeza y pies también gustan.

2

Músico sin instrumento, / girasol sin rumbo al sol, / terso y plano caracol / caminando contra el viento.

José Lezama Lima, “Agua oscura”

De este reino corifeo

el culto público gusta,

– llevando botas bien puestas –

de aturdir con el meneo

o más bien, cascabeleo,

de denarios, en su cinto,

a poetas, que les encanten

con versos que se decanten,

cual ambrosía en su peto:

rumbosos, finos, sucintos…

Así vengo pues, rimando,

Como quien va por la orilla

del río, con su sombrilla:

sin ton ni son, sin sentido,

guardándome del sonido

del agua sensual que corre;

pero, viéndola tan fresca,

a beber presto se acerca

y extasiado queda. ¡Corre

plumífero, rima y barre!

3

Como cada palabra tiene un alma, hay en cada verso, además de la armonía verbal, una melodía ideal.

Rubén Darío, “Prosas profanas”

Estos versos que le ofrezco

a la fama, ingrata amiga,

han de ser, como una espiga

que, poco a poco, alambico.

Al gusto, buen abanico…

No me digan que complico

el sentimiento en el verso

o, con artes de converso,

en cristiano, vuelvo loco,

a quien, siempre, entiende poco.

No hay otro entendimiento

ni cábala más ardiente,

que expresar lo que se siente

en verso propio y atento;

quien lo hace, queda contento…

Si la fama me desprecia

yo, al menos, me voy cantando;

y de paso, constatando:

que belleza, cuando es necia,

con ripios se menosprecia.

4

…sepa Su Majestad / que ninguna cosa llega / a ser más mal empleada / que hermosura en mujer necia.

Lope de Vega, “El amor enamorado”

Por graciosa y altanera,

zalamera y maliciosa

te conozco, mi preciosa…

Recelosa y jaranera,

todo un libro te escribiera.

Y me estaría a tu vera

coqueta, alegre y jocosa,

primavera deliciosa,

vestida de marinera,

en traje y con cazadora.

O en San Jorge, hasta un dragón

por mi lanza atravesado

te ofrecería, engastado

en gracioso cinturón,

acariciando un vellón

de flequillo dorado;

así voy, enamorado

y sufriendo, por tu culpa.

Indiferencia que tapa

todo un sol ruborizado.

5

Que to’ nace pa’ morir:/ no hay verdad más verdadera…

/No me vengas a decir /que no se acaban tus

penas / que a to’ le llega su fin.

Antonio Ortega Escalona (Juan Breva)

Triste ya, casi anacrúsico,

vengo a este baile auturdido.

O mejor, bien sorprendido:

por el grito y el mordisco

de este fandango morisco

cuyo escándalo aborrezco.

Mi canción es un escueto

lamento, por incompleto,

tan taciturno y tan lírico,

un pobre llanto, patético.

Voy y vengo, me entretengo

cantando por los caminos

versos tristes, peregrinos

que tienen sabor a tango

o a comida de domingo…

Gastronomía que vendo

y sazono con cominos,

alimento de vecinos

y vecinas, que llorando,

se los llevan, tarareando…

*  *  *

SONETOS ESTRAMBÓTICOS

de

GIANBATTISTA TROTTA 

Hago públicos estos poemas de mi buen amigo — y mejor poeta — Gianni Trotta (primo segundo del famoso futbolista argentino, Roberto Trotta) esperando de este modo conseguirle algún nuevo lector en esta culta y amable villa (y corte) de Madrid. Opino que sus versos no precisan elaboradas presentaciones / explicaciones; el estilo es bastante llano, la prosodia simple y la rima correcta sin llegar a grados gongorinos o quevedianos de virtuosismo o delirio métrico / rítmico.  La cábala del título: la sexta vía o sefirá de la creación, en la tradición hebrea, refiere al tiféret, que significa belleza o esplendor; también implica imperfección,  ya que a esa esfera o camino le falta una cifra para llegar al séptimo sendero (el primero divino), que es la eternidad. En la tradición cristiana el seis alude al número del demonio o la bestia, que en los libros de la revelación es el seiscientos sesenta y seis. (ANDRÉS UNGER)
ARENA
Un rostro amable y terso se confunde con los belfos que van hacia la muerte.
                                                                                         Antonio Cisneros, “Taberna”
Esta cadena de minutos y horas
es la condena humana. Su atributo:
deshacerse, a medida que se entrama,
medir, para explorar el infinito,
o el torpe tedio, que también es cara
desencantada del que desespera
y espera, ilusionada, de la nada,
del silencio, la oscuridad cerrada.
La luz ya falta, pero el tiempo sobra.
La arena cubre el polvo de la noche
y se mezcla lentamente con la sangre.
No queda nada que no sea muerte.
El infinito apuesta de esta suerte
que lo eterno, es también, lo más mundano.
Y que nada detenga la mirada…
BÁLSAMO
Oh Hada Cibernética cuándo harás que los huesos de mis manos se muevan alegremente para escribir al fin lo que yo desee
                          Carlos Germán Belli, “Oh, hada cibernética”
Sigue la forma, rimando la muerte,
la noche, el tiempo, la trágica nada.
Con tanta nadería equivocada
no se sabe si es pasada, o presente.
Nada de nada, o nada enamorada.
Sola en su mirada, forma inconsciente
Contemplándose en imagen ausente.
Emoción muerta, forma consagrada.
O figura banal que tan callada
Dice que todo es nada. Acabada,
celosa amiga del fuego, impaciente,
se pierde en el silencio, anonadada.
Formas frías, estrambóticas figuras…
Todas son eternas un instante.
Y ya nada detiene la mirada.
CADENA
Dòmna, per grand doçor vos volh mercé clamar,
Si no’m denhatz ama consentetz me que’us am.
        Arnaut de Mareuil, “Prumier salut d’amor”
Noche deseada o noche aborrecida
amanecida y yerta entre mis manos.
Odio y amor, o fuego en ojos pardos.
Distanciamiento triste del suicida…
¿Noche querida o noche pervertida?
Puerto en el aire, viento anochecido,
noche soñada, noche ausente y queda,
imaginaria, como un mar perdido.
Escondida bajo el manto del alba
ella sabe que muere; pero tarda
en deshilvanar, con paciencia, todo
lo que tuvo. Roto el eslabón suelta
la barca. En un instante yace muerta.
Y ahora se detiene la mirada…
Sigue otra noche oscura y desolada.
POLVO
En este senado ilustre oídnos, si os place una hora,
y si es mucho, ved que el tiempo acaba con todas las cosas.
               Lope de Vega, “Las cortes de la muerte”
Polvo enamorado, mas polvo son ya
los huesos enterrados bajo el musgo.
Brillan las perlas que sus ojos fueron.
Raudas huyen las fieras temerosas
por valles y quebradas. Aminadab
campea. Puesta está ahora la aldaba.
Dentro se vela el cuerpo de la amada.
La noche oscura, sus quebradas alas,
por el aire ya pierde la mirada.
Ciega y muda en la luz deshilvanada
busca la huella, el rastro, la pisada
que haga surgir el cuerpo de la música
y llene el tiempo de arena enamorada:
pero no hay nada. Puesta está la aldaba.
SILENCIO
…huyendo voy, con pie ya desatado,
de mi enemiga en vano celebrada.
Adiós, ninfa cruel, quedaos con ella,
dura roca, red de oro, alegre prado.
                        Luis de Góngora
Ya callo. Me callo, como si aullara.
Estridente, el silencio que me arrulla.
Puro el dolor que canta. Noche oscura.
Noche cerrada, enterrada en hulla.
Malhadada la noche maldecida
que me duerme en su silencio frígido.
Muerto su nombre, rota su mirada,
su triste halo mágico desterrado.
Quiero callarme, pero me enamoro
de mi propia voz: este turbio espejo
del alma o del fantasma que me habita.
Quiero perderme en esta noche eterna
que morirá en el alba, como todas,
quiero encontrarme, pero me extravío.
TIEMPO
Ya no es ayer; mañana no ha llegado;
hoy pasa , y es, y fue, con movimiento
que a la muerte me lleva despeñado.
                      Francisco de Quevedo
Démosle tiempo a la insolente nada,
incandescente tiempo de susurros.
Angustias mil que no son sino nadas,
Paradas en el ruido y el murmullo.
Tiempo feliz o tiempo desdichado
que fluye por mi cuerpo, como arrullo
Indiferente y mudo, como azada
para cavar la fosa que me aguarda.
Démosle tiempo al tiempo y su camada
de lobos que voraces nos devoran.
Vamos pensando la tumba añorada.
Puede que el tiempo pase o que regrese…
Tal vez sus alas son de cera y caña,
su vuelo al sol, caída atolondrada.

SAFO

Por supuesto, la mítica poetisa (dice la leyenda que vivió en la isla griega de Lesbos, entre el siglo VII y  el siglo VI a.C.) no es la única que ha encontrado que su bello amado, Adonis, era deseable como la primavera y suave como los vientos del sur. Sí fue, sin duda, una de las primeras en utilizar esas metáforas.

Muchos siglos más tarde un español las sublimará para hablar de su amado: Detente, cierzo muerto; ven, austro, que recuerdas los amores, aspira por mi huerto, y corran tus olores, y pacerá el Amado entre las flores. (San Juan de la Cruz) *

En contraste con el santo varón abulense, que encontró consuelo en el amor divino y el verso perfecto, cuenta la historia que la escritora griega, al morir Adonis, abandonó el luto en poco tiempo y se consoló con muchos otros amantes terrenales.

Por su parte, Adonis, hijo incestuoso de Tías, rey de Asiria y Esmirna, su hija, logró seducir a la mismísima diosa del amor, Afrodita, de modo que hemos de suponer que vive con / como los dioses, tal vez en el mismísimo Olimpo…aunque no podamos asegurarlo.  

Perdonadme la osadía de traducir al español, por enésima vez, a la escritora que los griegos terminaron por apodar “la décima musa”, igualándola con la divina Erato, musa de la lírica.

¡Qué hacemos, Citera

el hermoso Adonis se muere!

¡Lloremos por él!

¿Regresará  cuando el otoño

tiña de púrpura la tierra y Helios

descanse en el viñedo?

¿O volverá cuando el invierno

abrigue a las ovejas y Orión

salga de caza?

Adonis, eras

suave como el Austro

amoroso y deseable

como la primavera.

¿A quién serviremos las mortales

que amamos la vida y queremos ser felices?

¿Al poder, a la belleza, a la inteligencia?

¿A Pan, a Afrodita, a Hermes?

 ….

*  http://cvc.cervantes.es/obref/sanjuan/edicion/canciones.htm

** http://www.gutenberg.org/ebooks/12389

L A O   T Z E

DIEZ MIL PERROS DE PAJA NO INMUTAN AL SABIO

La quinta “tirada” del TAO (camino) del anciano maestro chino siempre me ha parecido enigmática. ¿Qué o quiénes son esos “perros de paja” que dejan indiferente al sabio, a la tierra y al cielo?

Son perros que ni muerden ni ladran… ¿representan, entonces, la futilidad, la nada, el vacío que es la raíz y el fin de todo?

¿O son las apariencias que nos impiden comprender que la nada es más significativa que cualquier ente, puesto que permite utilizar cualquier cosa, como las puertas y las ventanas de una casa, sin las cuales los muros y el techo serían inútiles?

Tal vez son los espantapájaros contra los que prueba el filo de su espada el buen guerrero: ese que celebra cada victoria como si fuese un funeral y sabe ganar sin batallar.

No ignoro que hay muchas traducciones de este clásico poema que sustenta toda una religión. Espero que se me perdone la que sigue:

5

No son amables el cielo y la tierra: todas las diez mil cosas son para ellos perros de paja.

No es amable el sabio: todas las personas son para él perros de paja.

Sin embargo, la tierra, el cielo y todo el espacio que los separa son como un vientre vacío e inagotable que siempre genera más cosas.

Los discursos interminables son agotadores. Hay que centrarse.

TRADUCCIÓN: Andrés Unger

PARA EL QUE ESCRIBE ES UN HONOR Y UN PLACER PUBLICAR LAS TRADUCCIONES DEL AMIGO BELLOC.   ANDRÉS UNGER

Anónimo Occitano

traducido por Pierre Belloc

Tal vez la lectura de Guillermo de Poitiers haya dejado a mis lectores con la equivocada impresión de que solamente los hombres eran desinhibidos en materia sexual en la Occitania del siglo XII. Aunque no conocemos ni el género, ni el número, ni la identidad de quien(es) pergueñ(ó)(aron) el diálogo en verso que aparece a continuación, todo parece indicar que intervino en su elaboración una fémina de apetito desenfrenado. Juzgad vosotros mismos:

Eu veing vas vos, Seingner, fauda levada, c’auzitz ai dir c’avetz nom En Montan, c’anc de fotre non fui asassonada, et ai tengut dos anz un capellan, e sos clergues e tota sa masnada; et ai gros cul espes e trameian e maior con que d’autra femna nada.

Vengo a vos, señor, con la falda levantada

pues he oído decir que os llaman El Montador

y yo nunca me canso de dejarme montar:

entretuve durante dos años a un capellán

a sus clérigos y a todo su séquito;

tengo un trasero firme, sensible y tremendo

y un coño mejor que cualquier otra mujer.

Et eu vas vos, dompn’, ab braga bassada,ab maior viet de nuill az’en despan,e fotrai vos de tal arandonadaque los linzols storzerez l’endeman– e pos diretz c’ops i es la bugada;ni mais no·m leu ni mais mei coillon granse tan no·us fot que vos zaires pasmada.

Y yo vengo a vos, mi señora, ya sin bragas

con un miembro mayor que el de cualquier asno

y os poseeré con tal ardor

que al día siguiente exprimiréis vuestras sábanas;

y las enviaréis con la colada;

ni yo ni mis grandes cojones descansaremos

hasta que de follar quedéis pasmada.

Pois tan m’aves de fotre menazada, saber volria, Seingner, vostre van, car eu ai gen la mia port’armada per ben soffrir los colps del coillon gran; apres comensarai tal repenada que no·us poiretz tener als crins denan, anz de darier vos er ops far tornada.

Puesto que tanto decís que me follaréis

quisiera saber, señor, cuán fuerte sóis,

pues mi puerta de entrada está bien armada

para resistir de grandes cojones los embates;

de modo que caeréis de la montura,

no os podréis sostener por las crines

y tendréis que montar nuevamente por detrás.

Sapchatz, Midons, que tot aizo m’agrada — sol que siam ensems a l’endeman, mon viet darai en vostra port’armada; adoncs conoisseretz s’eu sui truan qu’eu vos farai lanzar per la culada tals peitz que son de corn vos senblaran — et ab tal son fairetz aital balada.

Sabed dama mía, que todo eso me agrada

- y con la condición de que estemos juntos hasta mañana,

derribaré todas las defensas de vuestra entrada;

y podréis juzgar si soy un mentiroso

cuando os haga salir por el culo

pedos tales que parecerá que canta un corno

- y al sonar vos bailaréis con su balada.

FUENTE: http://www.trobar.org/troubadours/misc/montan_tenso.php

Un poema de Guilhèm IX, duc d’Aquitània 

Traducido por  Pierre Belloc

De Guillermo (1071 – 1126)  el noveno duque de Aquitania  y séptimo conde de Poiters, conocemos solamente una decena de poemas.

Asumió su ducado, mayor en extensión que el reino de Francia, a los quince años; fue un hábil gobernante y un militar osado. 

Condujo a miles de caballeros occitanos a la cruzada de 1101, aliado con Hugo I el Grande, conde de Vermandois, Arzobispo de Reims y hermano del rey de Francia, y Güelfo I , duque de Baviera, ambos muertos en la guerra.

Los caballeros cristianos fueron masacrados en Heraclea, Anatolia, cerca de Constantinopla (hoy Estambul) por los turcos selyúcidas; cuenta la leyenda que solamente Guillermo y seis caballeros sobrevivieron.

El duque derrotado volvió a su tierra a batallar contra sus vecinos, los condes de Tolosa, por el control de una región que consideraba suya por su matrimonio con doña Filipa Matilde, hija de su tocayo Guillermo IV, conde de Tolosa.

Es evidente que la jerarquía eclesiástica de su tiempo no aprobaba ni sus canciones ni su comportamiento; las historias eclesiásiticas lo describen como “lúbrico e histriónico”. 

Fue excomulgado dos veces, la primera por no pagar diezmos, la segunda por sus devaneos con una noble y muy casada dama llamada Dangereuse de l’Isle Bouchard. Perdidamente enamorado, el duque la instaló en la torre de la Maubergeonne, en Poitiers, además de hacer poner su imagen en su escudo de armas.

Como era de esperar, doña Filipa se puso celosa. Le pidió al Obispo de Tolosa que interviniese y éste intentó llamar al orden al soberano, quien le respondió que si quería que abandonase a su amante, se peinara; la intención de ofender estaba clara, puesto que el prelado era calvo.

Guillermo, a pesar de la mala vida y los conflictos con la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, sobrevivió hasta saborear la victoria y el perdón.

Con su cuñado, Alfonso I de Aragón, conocido como “El Batallador”, derrotó a los almorávides en la batalla de Cutanda (1123)

Realizando un pequeño esfuerzo económico, logró que el mismísimo Sumo Pontífice de Roma le levantara la excomunión.

Fuese o no tan pecador como decían las malas lenguas de su tiempo, hoy Guillermo nos interesa mucho más por su indiscutible talento de “trovador”, cantautor, en el medioevo.He (re)traducido el poema que me parece el más sincero de todos los que escribió; mi versión no pretende ser poética sino fiel:

COMPAÑEROS, TANTO HE PADECIDO

Companho, tant ai agutz d’avols conres qu’ieu non puesc mudar non chan e que nom pes; Enpero no vueill c’om sapcha mon afar de maintas res.

Compañeros, tanta contrariedad he padecido

que no puedo cantar otra cosa que mis penas;

aunque no quisiera yo que se sepan

las asuntos que me afligen.

E dirai vos m’entendensa de que es: no m’azauta cons gardatz ni gorcs se peis, ni gabars de malvatz homes com de lor faitz non agues.

Os diré cómo entiendo lo que me ocurre:

no me gustan los coños vigilados ni los estanques sin peces,

ni la chulería de la gente malvada,

que se jacta de todo pero jamás hace nada.

Senher Dieus, quez es del mon capdels e reis, qui anc premiers gardet con com non esteis? C’anc no fo mestiers ni garda c’a si dons estes sordeis.

El señor Dios, que es rey y rector del mundo,

¿cómo no castigó al primero que un coño vigiló?

Si no existe ni guardia ni maestro

que a sus dones insensible sea.

Pero dirai vos de con—cals es sa leis, com sel hom que mal n’a fait e peitz n’a pres: si c’autra res en merma quin pana e cons en creis.

Yo os explicaré la ley del coño,

como hombre que allí ha sufrido y hecho sufrir :

si todas las demás cosas, con el uso empeoran,

el coño, en contraste, mejora.

E silh qui no volran creire mos casteis anho vezer pres lo bosc en un deveis: per un albre c’om hi tailla n’i naison dos ho treis.

Los que no me quieran creer

observen bien lo que ocurre en el bosque:

por cada árbol que el hombre tala

nacen allí dos o tres.

E quam lo bocx es taillatz nais plus espes El senher non pert son comte ni sos ses A revers planh hom la tala, sil dampnatges noi es.

Cuando se tala el bosque en lo más espeso,

y el leñador no pierde allí ni el seso ni la compostura,

no ha de llorarse por lo que ha talado

puesto que no deja daño alguno.

Tortz es c’om planha la tala si negun dan noi a ges.

Si no se ha hecho daño alguno, es errar llorar por lo talado.

BIBLIOGRAFÍA

Se puede descargar toda la poesía de Guillermo IX, en una cuidada edición parisina de 1913, con una excelente introducción y traducciones al francés de Alfred Jeanroy, gratis, en: http://ia700301.us.archive.org/33/items/leschansonsdegui00willuoft/leschansonsdegui00willuoft.pdf

Una página web con todos los poemas y traducciones al inglés: http://www.midi-france.info/190401_guilhem.htm

Arnaud de Mareuil, según poetas solventes y reconocidos – entre ellos Dante, Petrarca y Ezra Pound – fue uno de los mejores trovadores de su tiempo. Fechó sus desdichadas canciones de amor entre 1171 y 1190; conocemos solamente una treintena de poemas, un fragmento de lo que fue, sin duda, una obra extensa y muy admirada. Sabemos también que sus paisanos entienden la razón de su tristeza: Arnautz de Meruòlh si fo de l’evescat de Peiregòrs. Arnaud de Mareuil pertenecía al obispado de Perigord. Fo clergues de paubra generacion e sabia ben trobar e s’entendia be. Era clérigo pobre que sabía componer canciones y era culto. Et astre et aventura  lo condús en la cort de la comtessa Azalaisde Burlatz, qu’èra filha del comte Raimon, mulhèr del vescomte de Bezèrs, que avia nom Talhafèr. Su destino y el afán de correr aventuras le condujeron a la corte de la condesa Azalais de Burlats, hija del conde Ramón y mujer del vizconde de Beziers, llamado Tallafierro. Arnautz cantava ben e lesia romans e la comtessa si’l fazia gran ben e gran onor. Arnaud era un buen cantante y recitador de romances y a la honrada condesa le hacía gracia y caía bien. Et aquest s’enamorà d’ela e si fazia cansós de la comtessa. Aconteció entonces que el trovador se enamoró de la condesa y le dedicaba canciones. E’l reis N’Anfós, qu’entendia en la comtessa, s’aperceup qu’ez ela volia ben az Arnaut de Maruèlh, e si’n fo fort gelós e dolens quan vit los semblans amorós qu’ela fazia az Arnaut. El rey Alfonso de Aragón, quien deseaba a la condesa, percibió que ella amaba a Arnaud de Mareuil; se puso muy celoso y dolido cuando vió los requiebros amorosos que la damisela prodigaba a Arnaud. Et ausit las bonas chansós qu’el avia fait d’ela Arnaut, e dis li tant e tant li fetz dire qu’ela donnèt comjat az Arnaut e’lh castigà que mais no’lh fos denan ni mais no fezés chansós d’ela e qu’el del lot se degués partir. También tuvo celos de las bellas canciones que había dedicado a la condesa Arnaud, de modo que obligó a la dama a despedir al trovador, castigarle con el destierro y prohibirle componer canciones para ella. Arnautz de Maruèlh fo sobre totas dolors dolens e se partit com òm desesperatz de lèis e de sa cort et anèt s’en a’N Guilhem de Monspelier qu’èra sos amics e sos sénher. Arnaud de Mareuil, aquejado del mal mayor, se marchó desesperado lejos de su corte, yéndose donde don Guillermo de Montpellier quien era su amigo y señor. Hemos traducido un fragmento de su: “Prumièr salut d’amor” Primer brindis de amor Dòmna, per grand doçor Vos volh mercé clamar, Si no’m denhatz amar, Consentetz me que’us am. Señora, pues por decoro Queréis proclamar que Desdeñáis mi amor, Consentid que yo os ame. Per grand mercé’us o clam, Qu’ab sol bèla semblança Mi podètz d’esperança, De çò qu’ieu plus desir, Long temps suau noirir; Os ruego la gran merced Que bella como el sol Me permitáis esperar Aquello que más deseo Y largo tiempo anhelo; Que mais am, fe que’us dei, Domna, com que’m n’estei, De vos lo bon espèr que d’autra tot aver. Que tengo en más, os doy fe, Señora,  esperaros a vos que con otra mujer poder de todo hacer. Que, si Deus mi secora, Pueis vos vi, nulha ora No’s poc de vos partir Mos còrs, dont vos remir En pensant, car estièrs No puesc, que volontièrs Vos vira de mos olhs. Que me ayude Dios, Desde que os ví, ni una Hora puedo estar lejos De vos sin pensar en vos Ni hacer otra cosa Que desear que mis ojos Os miren señora. Ges no m’o tolg orgolh, Mas falh me’n ochaisons, Dòmna, manhtas sasons, que non posc venir lai Ont vòstre còrs estai. Ya no tengo ni orgullo Desde que ya no tengo ocasión Señora, aunque sea un momento De estar a vuestro lado.   Traducción de Pierre Belloc El original completo en occitano está en: http://www.jfbrun.eu/lengadoc/arnaut_de_maruelh.htm

OTRO BELLOC

Aclaración: el poeta de apellido “Belloc” que aquí publica (vid. infra) no tiene nada que ver con un fotógrafo francés, del mismo apellido, que se llamaba Augusto y fotografiaba damiselas de vida alegre: La invención de Belloc   Tras el nombre de Pierre Belloc se esconde un joven narrador catalán jugando a los heterónimos, como Machado (pero sin su talento, evidentemente); hemos decidido colaborar con él porque creemos que en sus versos “hay algo”: son (casi) manieristas, aunque no lleguen a serlo cabalmente; manifiestan una especie de ebriedad tonal o insistencia rítmica que puede parecer cacofonía pero, extrañamente, desflora un mundo interior sincero y sin complejos estéticos…ni de ningún otro tipo.   M.L. y A.U.   1   A voltes sóc un mico unes altres una gossa… En realitat m’atropelle, m’embusso, m’afaito el borrissol, semble un capoll… Vaja rotllo..!!     A veces soy un mono otras una perra… En realidad me atropello, me atollo me afeito el vello, parezco un capullo… Vaya rollo..!!   2   Vaig pel carrer de l’amargor la vida és dura, greu i fosca. I jo m’avorreixo… pensant i pensant, en mi, en mi, sempre en mi..   Voy por la calle de la amargura la vida es dura, oscura y grave. Y yo me aburro… pensando siempre en mí, en mí solamente en mí…  

Max Brod y Franz Kafka

Adán, Kafka, Lezama, Lucrecio y Vallejo

 

                                                                                                                                                                                                               In memoriam, S. Yurkievich

La literatura actualiza o (re)produce imágenes que evocan lugares, inventan personas. Por ejemplo, esta imagen:

Tarda la Muerte, tarda, mi Darío,/Tarda como la vida…tarda, tarda…/Todo es como el tesoro que se guarda,/Como lo ajeno que me sé, lo mío…” (1)

actualiza la idea de la muerte: tesoro de valor incalculable paradójicamente imposible de utilizar; posesión, contradictoriamente, íntima y pública; cosa propia pero, ambiguamente, ajena; presente casi inmediato y futuro inasible; objeto y sujeto de deseo, de horror, de vértigo.

Una tradición escrita milenaria sitúa al objeto del deseo fuera del tiempo; es lo que se espera con impaciencia y siempre llega a deshora; lo inaccesible, inabordable, inalcanzable para el sujeto que desea. Decía Lucrecio:

El amor espera siempre/Que el objeto que encendió la llama/La devore y apague/Mas no ocurre nunca así” (2)

La relación vida/muerte/poesía persiste en estos versos escritos hace dos mil años; es una instancia intemporal o un tópico; es re-actualizable a voluntad y moviliza un sistema de referencias literarias; (de)muestra que el tiempo y la distancia que nos separa del cánon de nombres y textos que llamamos literatura puede abolirse.

La imagen como objeto de deseo permite comprender, ver y oír seres y cosas que no existen, (com)pensar su ausencia.

En el desorden de nombres y fechas que llamamos literatura conversamos con Martín Adán, Rubén Darío o con las Parcas; admitimos la intervención instantánea del olvido y la memoria en secuencias de imágenes y sensaciones que podemos convocar en una dimensión del tiempo que no es la del metrónomo y el reloj, donde convergen instantes diversos y dispares:

“Si dejásemos nuestros brazos por un bienio dentro del mar se apuntalaría la dureza de la piel hasta frisar con el más grande y noble de los animales y con el monstruo que acude a sopa y a pan” (3)

escribe José Lezama Lima.

De la confusión de lugares (el mar y el comedor) y tiempos (la cena y un baño de mar) surge una extraña imagen que une lo familiar con lo extraño, lo cotidiano con lo imposible; la imagen actualiza, desafiando toda lógica experimental, seres y objetos imposible, inexistentes e intemporales cuya irrealidad, paradójicamente, parece hasta más real que lo cotidiano y verificable.

¿Cómo entendía el inventor de la “esferaimagen” la poesía?

Ciro Bianchi Ross le hizo la pregunta:

-¿Cómo definiría usted la poesía?

La respuesta de Lezama:

- En una ocasión dije que la poesía era un caracol nocturno en un rectángulo de agua, pero desde luego se ve la raíz irónica de esa no definición, es decir, un caracol nocturno no se diferencia gran cosa de uno diurno y un rectángulo de agua es algo tan ilusorio como una aporía eleática … la poesía no necesita definición porque es un cuerpo resistente frente al tiempo.”  (4)

Evidentemente, la escritura artística no es un cuerpo, o lo es sólo de modo figurado; es un artefacto, un mecanismo ingenioso y sorprendente.

La poesía produce imágenes y las imágenes producen poesía: en el discurso poético surgen monstruos que toman sopa y comen pan en el mar, personajes como José Cemí y Opiano Licario que trashuman entre las novelas y los poemas de Lezama Lima y, a veces, nos parecen más reales que muchos seres vivos.

La complejidad de la poesía reside en que utiliza las lenguas naturales, los idiomas que hablamos y escribimos todos los días, en un campo abierto a todas las significaciones, donde se mezclan y confunden mensajes de todo tipo para producir sentido.

Combinando tonalidades y registros del lenguage popular con la semántica precisa del lenguaje técnico y filosófico, César Vallejo obtiene esta extraña imagen del amor filial; dedica el poema a su madre, “muerta inmortal” que atrae sus “cariños más puros”:

Estoy cribando mis cariños más puros./Estoy ejeando ¿no oyes jadear la sonda?/¿ no oyes tascar dianas?/estoy plasmando tu fórmula de amor/para todos los huecos de este suelo.//Oh si se dispusieran los tácitos volantes/para todas las cintas más distantes,/ para todas las citas más distintas.”(5)

La inexistente fórmula del amor que busca Vallejo, esa que confundiría las “citas” con las “cintas” y , aboliendo tiempo y espacio convertiría la ausencia en presencia, a la vez anterior y posterior a la escritura que las convoca es una figura – una alteración en el uso corriente de las palabras en busca de expresividad, según María Moliner – intemporal y polisémica como todas las figuras, como ese anómalo bienio de remojo/reposo en el mar que necesitan los brazos que sumerge Lezama en el mar para apuntalar la dureza de su piel.

La fórmula del amor de Vallejo, como todas las figuras, es una representación de cosas irreales; como toda imagen poética eficaz, funciona en un temporalidad peculiar, generada por la palabra poética.

Franz Kafka exploró ese sentido de la palabra; la dimensión del discurso que  se llama “parábola” en el antiguo testamento: lenguaje figurado, cargado de sentidos cambiantes, cábala, misterio.

Para el autor de El proceso el lenguaje metafórico y alegórico que caracteriza a la literatura es la torpe herramienta que nos hace soñar con un más allá fabuloso al que nos está vedado el acceso; refiere al ámbito que los gnósticos hebreos consideraban sagrado o divino, lugar al que aludimos fingiendo saber lo que ignoramos:

Muchos se quejan de las palabras de los sabios, dicen que no sirven para nada en la vida cotidiana, la única que tenemos. Cuando el sabio dice “cruza” no quiere decir que crucemos, que vayamos a un lugar concreto, cosa que podemos hacer cuando el esfuerzo se justifica; quiere decir que vayamos a un más allá fabuloso y desconocido para nosotros, que él tampoco conoce y, por consiguiente, no está en condiciones de ayudarnos. Todas estas parábolas en realidad dicen, simplemente, que lo incomprensible es incomprensible, y esto ya lo sabemos. Pero los problemas que tenemos que enfrentar todos los días: eso es otra cosa. Una vez, comentando este asunto, un hombre dijo: ¿Por qué tanta reticencia? Si siguiérais las parábolas vosotros mismos os convertiríais en parábolas, y ya no tendríais más problemas cotidianos. Otro hombre dijo: Seguramente lo que has dicho es una parábola. El primero dijo: Tú ganas. El segundo dijo: Pero, desgraciadamente, sólo en parábola. El primero dijo: No, en realidad: en parábola, has perdido. (6)

En la fábula, en la imagen, en la figura, no hay razón ni concatenación; sólo coherencia, una lógica propia que hace “legible”, comprensible la percepción:

Antes no comprendía que mi pregunta no recibiera respuesta, hoy no comprendo cómo pude creer que podía preguntar. Pero no creía nada, sólo preguntaba. (7)

escribe Kafka en uno de sus cuadernos.

Como las parábolas de la tradición juedeo-cristiana, las imágenes literarias formulan preguntas sin respuesta; ocurren en un instante anterior y actual: el de la conciencia de nuestras limitaciones y carencias.

1 Martín Adán, Obra poética, Edubanco, Lima, 1980, p. 378. El soneto, sin título, pertenece al ciclo que en esta edición se titula “Mi Darío”.

2 Lucrecio, De rerum natura, IV. Versión española: “La herida oculta”, inAntología de la poesía latina, Alianza, Madrid, 1981, p.22.

3 José Lezama Lima, “La sustancia adherente” Poesía Completa, Instituto del Libro, La Habana, 1970, p. 170.

4 Ciro Bianchi Ross, José Lezama Lima. Fotocopia, cortesía de Gonzalo Rojas. “Conversaciones con José Lezama Lima.” Entrevista inédita, de la cual algunos fragmentos fueron publicados enRecopilación de textos sobre José Lezama Lima. Selección y notas de Pedro Simón. La Habana, Casa de las Américas, 1970.

5 “LXV” (César Vallejo)Trilce, Ed. Cátedra, Madrid, 1993, pp. 304-305.

6  “Von den Gleichnissen” in Franz Kafka: Beim bau der Chinesissen Mauer, Berlin, Kiepenheuer, 1931. p.37.

7 Früher begriff ich nicht, warum ich auf meine Frage keine Antwort bekam, heute begreife ich nicht, wie ich glauben konnte fragen zu können. Aber ich glaubte ja gar nicht, ich fragte nur. Franz Kafka, Ein Vogel ging einen Käfig kaufen, Aphorismen un eine Betrachtung des Lebens, Nora, Berlin, 2001, p. 16.

_________________________________________________________________________________________________ Carta abierta a los amigos de la Fundación “El Alambique”. Acabo de leer vuestro homenaje a Paseyro*, incluidos los poemas inéditos que ofrece mi ex-taductor, Yves Roullière. Muchas gracias … conmovedor.  Espero me hayáis perdonado los malentendidos relacionados con la poesía y prosa de Muriel Lisbona/Carlos Barral, que hubo que quitar a última hora de vuestra revista. Realmente, fue un desagrado tener que explicar(os) que (algunos) poemas eran irónicos; otros, simplemente, pésimos… ¡Tan poco nos conocemos?!  Me vienen, casual (o causal) mente a la mente — perdonad el ripio — los textos de un joven poeta francés (Pierre Belloc), de los años 80, que conocí en París y tuve oportunidad de frecuentar en el puerto de Saint Nazaire, en la MEET (Casa del poeta extranjero y el traductor). Era (Belloc) hosco, putañero,  erudito y muy espiritual. Escribía poesía político-erótico-mística; nos distanciamos por razones de fe (o de falta de ella, en mi caso). Pregunta: ¿alguien sabe algo de Pierre Belloc? Podríamos traducirlo… Saludos, saludes, etcéteras. ANDRÉS

*Ricardo Paseyro (MercedesUruguay1925 – ParísFrancia5 de febrero de 2009) fue un escritorpoeta de la generación del 45. VER: http://es.wikipedia.org/wiki/Ricardo_Paseyro

Un poema de Paseyro:

Sólo Poesía …

Si el aire es cielo y no ceniza fría, si el tiempo existe y no es sinfín dormido, si tiembla la frontera de la muerte, ¡razón alta del mundo, la palabra!

Sólo Poesía, y lo demás no es nada. IN: http://letras-uruguay.espaciolatino.com/paseyro_ricardo/solo_poesia.htm

POEMA APARECIDO EN EL NÚMERO 3 DE LA REVISTA “EL ALAMBIQUE”, QUE  DIRIGE AGUSTÍN PORRAS, EN MADRID, MAYO DEL AÑO  2011:

Primavera en Venecia

1

la

laguna

es un truco

del mar un juego

de espejos

que reflejan

su ausencia

y se hacen

lámina

olor

tacto silencioso

2

el agua

se desliza

bajo los cascos

de las lanchas

entre los puentes

y las celosías

invade el aire

y la piedra

con manos

de seda y

ojos de

sal

3

aquí

todo se derrumba

y permanece

es falso

y verdadero

como el arte

como

el vuelo

de las palomas

y del mármol

que se sostienen

en la ilusión o

en la sed en

la

quietud

tímida del

atardecer

4

el vaporeto

llega a la plaza

de San Marco

rumiando

su lenta ruina

de metal en tránsito

entre las islas y el litoral y los turistas

desembarcan en la plaza

empuñan mochilas y cámaras

decididos a vencer al olvido y al mar

que hace siglos hicieron la paz con

Venecia

abandonándola en el fango

con sus finos postes

de colores imposibles

sus blasones

que se funden con la niebla

en un estrépito de pan de oro

y vidrio

entre esmeraldas rubíes y coral

rasgando

una infinita tristeza

atenta

elegante

resignada

eterna como el mar que nos sigue

y se esconde

5

como la música

que acompaña

a los amores imposibles

hemos venido de noche

a ver una ciudad vencida por su belleza

por la paciencia del agua

a tocar

la madera podrida

que se deshace en la caricia

implacable de la humedad

relumbrando como los violines

que velan a la muerte

en el fondo

del gran

canal

6

aquí

Antonio

Vivaldi enseñaba

a sus alumnas que el tiempo

es inmóvil cuando se hace música

que las estaciones son como el agua de la laguna

símbolo de la vida que se hace tiempo y del tiempo que se hace música

la primavera hace el verano y el otoño

llega agradecida al invierno como

el estuco fatigado

se quiebra

y

cae

7

Ricardo

Wagner murió

en el casino de Venecia

seguramente pensando en las montañas

de Baviera cuando apareció el ángel exterminador

a decirle que ya era hora que todos los ríos

traen su oro a esta laguna

y que Lohengrin

extraviado en las callejuelas de Venecia

llora bajo el puente del Rialto cuando cae la noche

8

nadie

nos dijo que podíamos

volver

hemos venido a verificar

que nunca nos fuimos

que siempre hemos estado navegando

hacia el oriente

sin movernos del punto muerto donde la seda y el oro

se hacen polvo

y el polvo se vuelve

fango

espiga de piedra

hilo de vidrio

rama de coral

vena

del dolor

máscara de carnaval

tacto

y

silencio

Andrés Unger

POEMAS DE: Muriel Lisbona, Madrid, 1956

De su libro inédito “Errata” Errores de bulto Dice: sombra. Debe decir: falta luz. Dice: escombros. Debe decir: edificio en ruinas. Dice: leyendo se descubren ideas. Debe decir: la vida es bella, si la escribes bien.   FRAGMENTO DE una carta que acabo de recibir de Muriel: MADRID, FEBRERO de 2012 Querido Andrés: Dice Mariela B. que sobre mis poemas hay que decir lo mismo que decía Suetonio sobre Nerón (Ver: “Nerón” por Jaques Robichon, Ed. Jarama, Madrid, 1989) “bello, a pesar de carecer de gracia”.  La verdad, querido, no acabo de comprender este elogio/insulto … en todo caso, mi buena amiga (?!) ha escrito — o plagiado —  un manifiesto “animalista” (*) y pergeñado unas reflexiones críticas, que te envío para que las publiques en tu página, si te gustan. Beso. ML (*) MANIFIESTO ANIMALISTA por Mariela Bora-Bora Desde que Carlos Marx y Federico Engels escribieron el suyo, hace ya muchas lunas, escribir manifiestos se ha convertido en un vicio común y corriente. Este es “animalista”; ¿por qué? Porque he elegido el  título (casi) al azar, al considerar que, tanto el título, como el contenido, importan poco; ningún manifiesto, programa o consigna ha logrado, jamás (¡felizmente!) dirigir ni  inmovilizar  las emociones y sentimientos que son la materia prima de la buena escritura… y  de la mala también, por cierto. La poesía siempre ha escapado – milagrosamente –  a las modas comerciales y consignas estúpidas que parecen regir, cada vez más, los destinos de las artes…  sean ellas (las  artes, claro..)  bellas, feas, filosóficas, rumiantes,  plásticas, divas, decorativas o deportivas.  Seamos  pues ANIMALISTAS. Escribamos como si en ello nos fuera la vida y la supervivencia de la especie. No importa si un poema es largo o corto, moralista o inmoral, singular o pluvial: “Edo no ame nan goku nonda hototogisu” (¿CUÁNTOS LITROS / DE LLUVIA DE EDO HAS BEBIDO?/ CUCLILLO) , le preguntaba Kobayashi Issa (en japonés, hace la pila de años) a un pajarillo mojado. Las preguntas tristes que hacía Kobayashi son bellas porque nos hacen llorar de alegría. Los poemas animalistas son bestiales, pero tienen buenas intenciones. Algunos poemas  son terribles; seguramente,  porque muchas veces la vida lo es.  Hay poemas de combate, porque a veces hay que pelear. Pensamos, a veces, que l@s poetas son una especie en vías de extinción, sin duda porque no atraen a las multitudes de lectores que acuden a comprar “best-sellers”. Ocurre que los placeres literarios de la  burguesía post-moderna son como las relaciones que mantiene con sus amantes o sus put@s: ligeras, caras y superficiales.  L@s poetas no han perdido el sentido del humor, ni  tienen nada contra quienes venden o alquilan su cuerpo.. pero el sexo les suele gustar más cuando es  gratis y hace llorar y soñar. Están hart@s de banalidades. De miniaturas monstruosas y enormidades decorativas. En (la) poesía puede (y debe) haber mucho más: compromiso, oficio, pasión. Se acaba la bulla, pasan los años, callan los periodistas contratados  para  promover esas obras maestras de rápida confección y explotación… y resulta que no logran frecuentarlas, sin bostezar, ni siquiera sus propios autores. Por cierto, a l@s animalistas nos encanta bostezar y dormir – si es posible, acompañad@s… y nos gustan las canciones de cuna, que pueden ser para adultos: recordemos a Miguel Hernández. El arte de verdad  no tiene edad ni género.  Aunque esté muy de moda lo último – el género — son mucho más vigentes Teresa de Ávila o María Zambrano que la mayoría de las feministas de la última hornada, aunque la mayoría de ellas no hayan leído a sus tatarabuelas… o tal vez por eso mismo. La literatura  siempre se ha dedicado a pasar gato por liebre – con botas de siete leguas. Lo que ocurre hoy es peor: nos quieren convencer de que las liebres saben maullar. Y esto es rigurosamente falso. Las liebres tienen hermosas y suaves orejas, corren a gran velocidad, son nerviosas… ¡y  no maúllan! Esto no va contra los gatos, entrañables amigos de Beaudelaire y de Eliot, ni contra las liebres. Va contra la mentira y la estafa. CONVERGENCIAS ESTILÍSTICAS OBSERVADAS EN LA GENERACIÓN DE LA PRE-DEMOCRACIA CATALANISTA DE LOS AÑOS 50 Y SUS EPÍGON@S LIBERTARI@S DE LA MOVIDA MADRILEÑA.  APUNTES/TEORÍA DE: MARIELA BORA-BORA: Terminaba  una década turbulenta: los años ’80. Muriel L. era jovencísima, polifacética y lenguaraz. No  apellidaba realmente Lisbona, aunque su nombre aparezca así en revistas de la época. A veces  firmaba “Narbona”, otras “Girona”. Era narigona y ninfómana. Leía poco y  entendía menos; pero, sin duda, escribía con ardor. Después de unos veinte años sin recibir noticias suyas, me cuenta que se ha casado con un ganadero cántabro; se dedica a la ganadería ecológica y cultiva la poesía metafísica; he recuperado un viejo poema que me escribió, esperando que haga las delicias de sus lector@s; aquí va: Como  zumo de limón o  junco en trenza consumo  y pienso tus  piernas  o tal  vez tus piernas, ¿me  piensan? Rara  flor que recorro legando  al meollo donde  me enrrollo como  un capullo y  en todo caso huyo, o me atollo es  decir me voy…  ¡ahhh! Los  eruditos verán (de inmediato) un parentesco (de segundo o tercer grado), meta-poético, es decir, de raíz  sexi/semiótica/floral acrisolada  y vocación rítmica compleja con otros poetas de  su generación (la del 50), entre ell@s el editor Barral: Oh  pájaro en dulcísima pendiente y corazón en tránsito de  brisa, la libertad te tiembla. El amoroso músculo del  nardo hacia el paso flexible, la saeta risueña de tus  pechos se tiende humedecida, y una cintura limpia se  doblega. En la piedra untuosa la huella engarza un arán (*) del de  frío y flota tu camino en la tormenta. FUENTE: http://amediavoz.com/barral.htm #GATO  ECUESTRE (+)Arán. (De or.  Vasco). m. Ál. y Vizc. endrino (ciruelo silvestre). FUENTE: DRAE A modo de conclusión. Además de Carlitos y Muriel, hay muchísimos otros poetas que confirman mi tesis sobre la sexi/semiótica/meta/poética que genera poesía por esos años; singulares productos, por cierto… fáciles de penetrar y difíciles de extraer… pronto espero reconfortar/reforzar mi teoría presentando una antología razonada y personalísima de los versos de los ochenta… Fdo. Mariel Bora-Bora

© Copyright 2011 www.andresunger.com - Idea de Andrés Unger